UNA MINI MUY MINI

Ya parece que va a hacer frío de verdad, así que te muestro un look muy fácil de llevar para cualquier ocasión usando una mini muy mini -puede ser también un vestidito que tengas corto o una camisa larga- y un jersey muy largo y algo amplio.

En el momento en el que empieza a refrescar saco mis chaquetas y jerséis más gorditos y me los pongo con todo, como ya me has podido ver en otras ocasiones AQUÍ y AQUÍ, además de en redes. Éste que llevo es de hace unos años, pero seguro que tienes alguno similar en el armario que te pones siempre con pantalones 🙂

 

El gris es uno de los colores más ponibles y que mejor sientan de todos, sobre todo si no es demasiado oscuro. Ya ves que con la falda amarilla le da un punto de luz ideal. Yo siempre tengo en mi armario, además de un jersey o chaqueta de punto, unos pantalones, una blazer y un abrigo. Son las prendas ideales para hacer cualquier outfit y salir del negro.

 

Si no te ves con un jersey tan largo, puedes meterte uno de los lados por dentro de la falda, y subirte un poco las mangas, y enseñar la prenda que llevas debajo para conseguir un estilo más sport. Incluso si es de pico, estirarte el cuello hacia los hombros para así alargar la parte frontal. Ideal si eres estrecha de hombros 🙂

 

Aunque haga frío, yo sigo usando prendas de verano, como esta falda, de la marca Mekkdes que me compré este verano en la tienda de Logroño Noemí Albisu. Donde siempre encuentro alguna prenda diferente, como ya me has visto AQUÍ, y es un gusto ir y a la que mando un besito muy grande.

Tenía muchas granas de mostrar lo genial que queda con prendas más invernales a pesar de ser fina y de un color tan claro como el amarillo pálido. El corte que tiene es muy estiloso y, favorece mucho, ya que no marca nada al tener la abertura lateral. Eso sí, al ser tan cortita yo prefiero ponérmela con unos pantis tupidos, que si no voy más pendiente de no enseñar de más, jajajaja.

 

Me gusta mucho cómo queda con el negro y también cómo lucen los botines que me tienen enamorada porque son comodísimos ya que no son muy altos. Son de Lollipop, del año pasado, y es genial el efecto de piel de serpiente con colores tan chulos como el rojo y amarillo. Y ya ni te cuento lo que me pongo el bolso que me compré hace unos días en Minica, de Logroño. Tiene monerías como ésta y un montón de complementos más en una tienda muy cuca.

 

Para dale un aire diferente, puedes cambiar el jersey por una chaqueta o americana. Yo me he puesto ésta jaspeada, con un estilo más deportivo y en tono más claro, para contrastar con el negro. Como ves, no resalta tanto la falda y, al tapar los laterales, hace que el conjunto sea más discreto.

Este tipo de chaquetas, de corte americana pero de material más informal como el algodón o el punto, son muy prácticas para ir arreglada al trabajo sin vestir demasiado formal. Quedan genial con vestidos lenceros o sobre jerséis, como me has visto AQUÍ.

¿Te ha gustado mi estilismo de hoy? Dale más vida a tus prendas más veraniegas conjuntándolas con otras más cálidas como el punto.

Pasa una fantástica semana y nos vemos en el próximo post. Miles de besitos y muchísimas gracias por tus comentarios y “me gusta”.

Anuncios

SIEMPRE CÓMODA Y DE TENDENCIA

El pasado fin de semana tuvimos que ir a Madrid, por temas de trabajo, y aprovechamos unas horitas del domingo para hacer turismo y visitar el Museo Arqueológico Nacional (MAN). Lo teníamos pendiente desde hace unos años y de verdad que vale la pena ir, incluso con niños.

Para este día me llevé mis últimas adquisiciones de Zara: un jersey bien calentito en blanco y otros pantalones en estampado príncipe de gales. No puedo evitarlo, me encantan los cuadros, jajaja, aunque también hay que decirlo, poco más encuentras en las tiendas ahora mismo, a un precio módico, al menos en las de Logroño.

Como llevábamos la cámara, el agua, la bufanda de porsia y mil historias más, me llevé mi práctica mochila de Parfois, y que me la has visto en mi escapada a París AQUÍ y AQUÍ. Ya sabes que las mochilas-bolso están muy de moda esta temporada, así que no puede faltar una en tu armario. Ésta es muy práctica porque no pesa nada y cabe un montón de cosas, además de tener un color precioso que combina de maravilla con todo el conjunto, ¿no crees?

 

Y, como no puede ser de otra manera, un zapato cómodo para caminar todo el día, pero sin perder el toque arreglado gracias a su estilo oxford y la piel acharolada en granate. Estos zapatos me los has visto AQUÍ con un outfit con falda midi y son ideales para dar un toque divertido a cualquier look, gracias a su cuña de madera y el toque de la goma blanca. Además, consigues ganar unos centímetros, que siempre vienen bien 🙂

 

Como la mañana no era muy fría me puse dos jerséis: uno básico negro fino -imprescindible en cualquier armario y que me has visto AQUÍ– y otro en blanco con puños, que parece más una sudadera que un jersey, y que suaviza el look tan formal. Además, el toque del lacito me parece muy divertido.

 

Me gustan mucho los jerséis que tienen alguna asimetría, me parece que le dan un toque diferente al estilismo, además de ayudar a tapar ciertos volúmenes no deseados, jajaja.

 

Esos pantalones son algo elásticos, lo que los hace muy muy cómodos, sobre todo si tienes que estar muchas horas sentada. Este tipo son ideales para un outfit de trabajo gracias al estampado clásico, así como al corte algo recto y las costuras frontales, a modo de raya, además del doblez en la parte inferior. Lo bueno de esta prenda es que puedes darle un aire más sport con un jersey o sudadera, como el que he elegido hoy, o uno más arreglado con una blusa o camisa y zapatos de tacón.

Y, paseando paseando, llegamos al MAN 🙂

Espero que te hayan gustado mi nuevas adquisiciones y este conjunto ideal para el día a día, con prendas muy versátiles y fáciles de encontrar. Pasa una fantástica semana y nos vemos en el próximo post.

Miles de besitos y muchísimas gracias por tus comentarios. Muas.

TOULOUSE EN ROSA Y NEGRO

Como no puede ser de otra manera, aprovechamos la semana de fiestas en Logroño (San Mateo) para viajar, esta vez tocó conocer el sur de Francia. Nos fuimos en coche hasta Marsella, pasando por varias localidades maravillosas, una de ellas Toulouse.

La protagonista de este look es esta maravillosa falda de tela de tapicería estampada de la marca Frnch, que me compré este verano en Tres Sombreros. Y como hacía bastante fresquito este día, me puse abrigadita con unos pantis, manga larga y chaqueta, además de mi inseparable fular. No hay nada peor que ponerse mala de la garganta en vacaciones, jejejeje.

 

Este tipo de faldas son de las que no guardas en todo el año porque, por sus colores, puedes usarlas en verano, con unos tirantes y sandalias. En cambio, en invierno, con tonos más oscuros, al ser de un tejido tan grueso, quedan ideales y le dan un toque de color a cualquier estilismo. Pasa lo mismo con las faldas finas de colores oscuros, como pudiste verme AQUÍ.

 

Cuando voy de viaje y el tiempo es tan variable, me llevo siempre un jersey fino liso oscuro, una chaqueta calentita neutra -en este caso ésta blanca-, una camiseta de manga corta blanca y una camisa blanca básica, además de un fular rosa, beige o negro, según me dé. Son los “por si acaso” que nunca fallan. Te sorprenderá la de veces que he echado mano de estas prendas en mis viajes, como me ocurrió este día 🙂

Y no pueden faltar unos zapatos muy muy cómodos para recorrer una ciudad tan bonita como Toulouse. Éstos me los compré este verano en Trece Marmotas y me encantan. Son muy ponibles y las lengüetas se llevan un montón esta temporada. Además combinan de maravilla con los colores de la falda, ¿no te parece?

 

Toulouse nos encantó: sus calles empedradas, la cantidad de gente joven que hay por la calle, el paseo junto al río Garonne, con el puente Nuevo, y un montón de jardines con mucho aire francés. Además, hay uno de estilo japonés de lo más original.

 

Si vas a esta ciudad te recomiendo pasear tranquilamente, ver los palacios y entrar en su infinidad de iglesias. Cada una es única. Sobre todo me encantó el convento de los Jacobinos, por sus vidrieras y la disposición curiosa que tiene, y la Basílica de Saint Sernin, tan regia y sobria. Y bueno, no te puedes ir sin ver el Capitolio, con sus vistas de la plaza y sus salas decoradas con inmensas pinturas.

 

 

Para comer y cenar, te recomiendo la zona próxima a la Place du Capitole, hay un ambiente joven genial. Eso sí, para vestir me di cuenta de que el color oficial de esta ciudad es el negro, y van con calzado muy cómodo, sobre todo con zapatillas. ¿Será por el adoquinado de sus calles? Jejejejeje.

 

Espero que te haya gustado mi escapada de hoy con este look 24 horas tan práctico tanto para trabajar como para salir a tomar algo o hacer turismo. Pasa una fantástica semana, muchísimas gracias por tus comentarios y nos vemos en el próximo post. Muacs.