DE AZUL POR LOS PUEBLOS BLANCOS

Lejos quedaron las vacaciones, pero viendo las fotos me acuerdo de lo bien que nos lo pasamos visitando los pueblos blancos de Cádiz. Es una de las rutas imprescindibles si vas de turismo por Andalucía. Aunque hay muchísimos, nosotros elegimos: Arcos de la Frontera, El Bosque, Grazalema, Ronda y Setenil de Las Bodegas. Toda una ruta blanca. 🙂

Como el día amaneció algo fresquito, preferí ponerme esta falda larga plisada, que tengo desde hace años, y que sigue siendo tenencia aún, tanto por los plisados como por su color azul klein tan de moda. No puede faltar en tu armario una falda plisada porque, tanto este verano como en invierno, se van a ver muchísimo por todas partes. Si es con toques metalizados, mejor que mejor.

 

Lo genial de este tipo de faldas largas es que se pueden usar muchos meses al año, eso sí, lo mejor es llevarlas con zapatos planos como sandalias, slippers, mules o manoletinas. Yo he querido ponerme estas sandalias rojas cerradas, de Zara de hace unas temporadas, que le dan el punto de color al look. Y, aunque no soy de conjuntar bolso con zapatos, me llevé este rojo tan chulo de Parfois, ya que cabe de todo y me encanta cómo queda con el conjunto. ¿Qué te parece?

 

Arcos de la Frontera me encantó y menos mal que me llevé zapato cerrado, porque tiene unas cuestecitas muy majas, jajajajaja. Pero vale la pena subir por las vistas que hay del río y del embalse. Todo un espectáculo blanco y de callejuelas con palacios imponentes, iglesias, monasterios, casitas monísimas muy bien cuidadas y hasta un jardín andalusí muy bien cuidado. Vamos, muy muy recomendable que te dejes caer. Aunque sólo sea para comprar unos dulces a las últimas monjas de clausura que hay, en el convento de las Mercedarias.

 

De Arcos nos fuimos al pueblo de El Bosque para comprar, en uno de los artesanos, queso payoyo. Está buenísimo y, como somos unos enamorados del queso, siempre compramos alguna cuñita allá donde vamos. Nuestra nevera parece una quesería, jejejeje. Desde ahí, hasta Grazalema, pasando por el puerto del Boyar. Un paraje impresionante de pinos y vegetación que no parece que estés en Andalucía. Las vistas desde el mirador son espectaculares.

En Grazalema, otro pueblo blanco precioso y con muchísimas casas bajas, aprovechamos para comer en el gastrobar La Maroma. Te lo recomiendo, si vas de picoteo, porque tienen unos platos muy originales y a un precio muy bueno.

Este pueblo está metido en un pequeño valle, por lo que se ve muy bien desde la carretera, donde hay un paseo hasta el centro ideal para estirar las piernas después de un buen rato en coche.

Desde aquí nos fuimos a Ronda. Me sorprendió lo grande que es y la cantidad de sitios que tiene para visitar. Ya me lo he apuntado para pasar un día viéndolo con calma y entrando en todos los monumentos que hay, ya que fuimos con Coqui y no pudimos visitar nada. No te lo pierdas si vas a estar por la zona.

Desde sus jardines, pasando por la plaza de toros, fuimos hasta el mirador donde ves la orografía del lugar y de cómo está la ciudad colocada. Es impresionante cómo han ido construyendo los diferentes puentes sobre el tajo y que comunica la zona nueva del casco antiguo. No apto para los que tienen vértigo. 🙂

 

Aquí apretaba más el calor, menos mal que me puse mi nueva blusa de tirantes, fresquita y cómoda, que combina de maravilla con la falda. Y muy práctica para el verano porque puedes llevarla tanto para ir más arreglada o a trabajar, como para la playa.

Después de un paseo por Ronda cogimos el coche hasta Setenil de las Bodegas, una curiosa localidad incrustada en la roca de la peña, lo que marca la disposición de sus calles. Hay sitios que da hasta miedo pasar porque parece que se te va a caer la piedra encima, jajajajaja.

Te recomiendo caminar por sus calles y tomar algo a la fresquita en una de sus terrazas. Muy diferente a todo lo que puedes ver.

Espero que te haya gustado esta completa ruta blanca con mi look elegido para la ocasión. Nos vemos en el próximo post con mucha más moda, viajes y tendencias. Miles de besitos.

ROJO… GIJÓN

Como ya pudiste ver en mi anterior post, la primera noche de nuestra escapada nos quedamos a dormir en Gijón. Y tras tomar unas sidras por la noche, los levantamos temprano para poder disfrutar de todo lo que tiene esta bella ciudad.

La primera parada que hicimos fue en Las Letronas. Foto imprescindible de la ciudad, por si se te olvida de dónde es la foto, jajajaja. Están junto al paseo marítimo, al lado del muelle y, como teníamos el hotel cerca, comenzamos la ruta desde ahí hacia el casco antiguo y la playa de San Lorenzo.

Para un día de turismo de cuidad -y de compras- nada mejor que un look cómodo y algo mas arreglado, con una de las mezclas que más me gusta: rojo y marrón. La verdad es que me parece una manera diferente y elegante de combinar el rojo, y la utilizo mucho, como me has podido ver AQUÍ.

La blusa es de hace unos cuantos años, de Zara, y me encanta porque, además de ser muy fresquita, mezcla una parte de animal print con otra lisa, además de tener unos detalles de encaje en los laterales. Si te gustan los estampados potentes, pero no te atreves, úsalos en las prendas inferiores o en pequeños detalles.

 

Caminado por el paseo te encuentras el Árbol de la Sidra, un monumento hecho con botellas, para fomentar el reciclaje, muy original y que se ilumina por la noche dando una luz verde genial. Y te marca el camino hacia la parte más antigua de la ciudad, el barrio de Cimadevilla. Tomate tu tiempo para pasear por sus callejuelas y descubrir la casa natal de Jovellanos (cerrada en estos momentos), unas termas romanas muy chulas, casonas espectaculares y las sidrerías más concurridas de la ciudad.

Y, en lo alto, con unas vistas espectaculares del mar, vas a encontrar un antiguo fortín reconvertido en parque con una imponente estatua de Chillida, llamada Elogio del Horizonte. Un buen momento para sentarte en el césped viendo el mar.

 

Cualquier oportunidad es buena para descalzarse, y eso que estos mules son comodísimos. Me los compré hace unos meses en Cuplé de Logroño y me los pongo un montón porque tienen un tacón perfecto para poder andar largas horas con ellos, a la vez que ganar unos centímetros. Además, en este tono tostado, lo combino con todo. Esta temporada vas a ver muchos mules diferentes por todas partes, elige el que más te guste porque es una de las tendencias en calzado que se van a seguir viendo más años. Yo te recomiendo que sean de piel, al menos el interior, y que te ajusten bien para que no te baile el pie.

 

Desde la parte más alta bajamos hacia la Iglesia de San Pedro y de ahí a la playa de San Lorenzo, donde hay un paseo fabuloso. Ideal para caminar y, si te gusta la bici, te recomiendo que alquiles una, o te traigas la tuya, y recorras este paseo, y la ciudad al completo. Hay mucho carril bici y parques fantásticos en los exteriores dignos de ver.

El toque de color del conjunto lo da el pantalón crop tan original que me he comprado esta primavera en la tienda Tres Sombreros de Logroño. Me gusta mucho cómo marca la cintura, con esa doble botonadura y el talle tan alto. Estiliza mucho si no tienes las piernas muy largas, y ya ni te digo lo bien que queda con tacones. 🙂

Si quieres ir diferente, anímate con este tipo de pantalones, a mí me encantan y los combino de mil formas diferentes (AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ)

 

Y, como no puede ser de otra manera, me dí una vuelta por las tienditas de la ciudad, porque hay que llevarse siempre un recuerdo de la ciudad, jajajaja. El mío, con estos calores, no he podido estrenarlo aun y tengo unas ganas de que refresque…

Pasea por la calle de Los Morros y la de Corrida y, sobre todo sus perpendiculares, porque hay infinidad de tiendas por todas partes, además de las que puedes encontrar en cualquier ciudad.

Y, como hacía un día espectacular de playa, tras comer un buen arroz marinero en una de las sidrerías, nos fuimos a echar la siesta a la playa de Poniente. Ojo, cuando vayas, mira las mareas para decidir en qué playa vas a estar, porque puedes encontrarte sin sitio donde poner la toalla. 🙂

Espero que te haya gustado mi día en Gijón, con este toque rojo de color en esta ciudad tan bonita. Nos vemos el domingo que viene con otro día más en tierras astures.

Feliz semana y miles de besitos.