AIRE MARINERO POR MARSELLA

La última de las paradas en nuestro viaje por el sur de Francia fue Marsella. Una cuidad portuaria, cosmopolita, llena de contrastes y mucho bullicio, muy diferente a cualquiera de las que habíamos visitados los días anteriores.

Uno de los primeros sitios que visitamos fue el puerto antiguo, donde hay amarradas cientos de embarcaciones de pesca o recreo.  Situado prácticamente en el centro del casco de la ciudad, es un precioso lugar por donde pasear y tomar algo, ya que hay gran número de restaurantes y mucho ambiente nocturno.

 

Y, para hacer honor a esta ciudad, elegí este conjunto con aires marineros en azul y blanco tan cómodo para un día de turismo. Chaqueta, que ya me has podido ver AQUÍ cuando visitamos Carcasona, y jersey, de Algo Bonito, del año pasado, que viene muy bien para estos días de entretiempo. Además las rayas marineras se llevan temporada tras temporada, por lo que es una apuesta perfecta.

De la chaqueta me encantan sus detalles en dorado y las cintas con pequeños flecos me parece que quitan la formalidad del estilo y así se puede utilizar tanto para ir de sport como más arreglada. También he querido sumar al look un pañuelo anudado al cuello -que tanto se lleva este año- y que luce mucho si llevas escote, aunque también queda genial con cuellos más cerrados. Prueba a llevar uno esta temporada. El que me ves me lo compré en el MoMA de Nueva York. Me encantan las tiendas de los museos, encuentras maravillas muy originales.

 

Como sólo teníamos un día para ver todo, fuimos al Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo (MuCEM), donde hay varias exposiciones muy interesantes -y aptas para niños- en torno al mar. Si no eres muy de museos o tienes poco tiempo, al menos visítalo por fuera, ya que se une el Fuerte de San Juan con el edificio nuevo del museo, muy bien integrado y que está situado en un antiguo muelle. La unión es espectacular y hay maravillas arquitectónicas como este puente de cemento que levita sobre el foso.

Dentro del museo han reformado todo el fuerte, el faro y los jardines, para crear un circuito de visita, además hay cafeterías y zonas habilitadas con bancos y tumbonas donde puedes hacer un descanso, tomarte algo al sol o simplemente disfrutar de las vistas al Mediterráneo que hay desde sus murallas. No dejes de ver el edificio diseñado para el museo y su original celosía marina.

  

Todo Marsella es para pasear, por lo que te recomiendo que lleves zapato cómodo. Yo me decanté por estas manoletinas rojas, que ya me has visto varias veces AQUÍ y AQUÍ y que han sido todo un acierto este viaje. Además de darle un toque de color al estilismo, también son geniales para andar durante horas.

Por cierto, además de abrir tarde, el museo tiene dos accesos: uno en la parte superior, que va al fuerte, y otro desde el mar y entras en el museo. Desde cualquiera de las dos hay un buen circuito y tienes vistas de la catedral de Marsella, que tampoco te puedes perder.

 

La catedral de Santa María la Mayor no es muy antigua, es del s. XIX, pero merece la pena verla, tanto por su arquitectura como por la localización, ya que está en primera línea de mar. Por la noche está preciosa y muy bien iluminada, además el atardecer es fantástico y muy romántico desde ahí.

Y de museo a museo, jajajaja. Desde ahí nos fuimos hasta el hospicio de La Vieille Charité, que alberga el de arqueología mediterránea, donde aprovechamos para comer en la terraza y probar la cerveza de Marsella: La Cagole. Muy suavecita, muy rica, y, después de un día intenso, sienta de maravilla 🙂

 

La tarde la dedicamos a recorrer la parte antigua de la ciudad, llena de callejuelas maravillosas, con anticuarios y, cómo no, tiendas donde comprar jabón de Marsella, indispensable recuerdo de esta ciudad. Los de lavanda son los más típicos y, sobre todo yo los uso también como ambientador en los cajones. Dan un aroma a la ropa genial.

 

Del pantalón aún no te he contado lo cómodo y estiloso que es, jajajaja. Tenía muchas ganas de tener unos palazzo blancos y que no fuesen finos, para usarlos casi todo el año, y los encontré en las rebajas de verano de Zara. Este tipo de corte no es apto si tu cintura es ancha, pero es ideal si tienes los muslos algo gruesos, porque te va a disimular mucho. Si no eres muy alta, busca uno de talle alto ya que te va a estilizar algo más.

Y, para acabar de rematar el día, subimos hasta la basílica de Notre-Dame de la Garde, desde donde hay unas vistas maravillosas de la ciudad. Eso sí, mejor sube en autobús, porque la cuesta es muy pronunciada. Parten desde el puerto cada poco.

Espero que te haya gustado mi visita a Marsella con este look tan marinero. Miles de besitos y nos vemos en el próximo post. Por cierto, estas son las vistas del edificio del museo desde el puente que comunica con el fuerte. Impresionante, ¿no te parece? Besitos.

Anuncios

LOOK MILITAR EN EL CASTILLO DE CARCASONA

Con este tiempo loco, que más parece de primavera, vamos vestidos como cebollitas, jajajaja. Como nos ocurrió el día que visitamos Carcasona, en el sur de Francia. Una ciudadela medieval amurallada, Patrimonio de la Humanidad, que es como un castillo de cuento de hadas. Disfrutamos de lo lindo por las murallas y con las fotos.

Al hacer fresco por la mañana, me puse bien abrigadita con mi nueva chaqueta de la marca The Extreme Collection, que me compré en Pan Blanco y este maravilloso jersey de rayas de French, de Tres Sombreros. Dos prendas imprescindibles para el entretiempo y que dan un toque diferente al look.

 

Las superposiciones están de moda. Mezcla diferentes prendas y larguras en un mismo conjunto y ya verás el resultado. Sobre todo me encanta llevar un jersey corto y dejar asomar la camisa larga por debajo, queda genial para el día a día.

 

El aire militar de la chaqueta, con los botones dorados y estos ribetes tan chulos, es una de las tendencias de esta temporada, así que no dudes en tener una de estas prendas en tu armario, tanto en azul, verde o incluso en rojo. Ésta tiene algo de elástico, lo que resulta muy cómoda. Además, al tener una largura media, va muy bien con unos pantalones pitillo, y también con faldas o vestidos cortos. ¿Ya tienes la tuya?

 

Carcasona nos encantó: sus calles empedradas, las almenas y torreones, la iglesia con sus vidrieras góticas y esa infinidad de casitas –transformadas en tiendas y restaurantes- que hay por todas partes haciendo de las calles un laberinto. Te recomiendo que vayas temprano, para poder visitarla con poca gente, ya que es muy muy turística. Y, si puedes, aprovecha para quedarte a comer en uno de sus restaurantes al aire libre.

 

A media mañana, la chaqueta sobraba, así que me quedé con este estiloso jersey de rayas que combina de maravilla con cualquier color, además de sentar muy bien porque tiene una largura media y un punto fino. El llevar las rayas de diferentes colores, claros arriba y oscuros en la cintura, hace que visualmente parezca que la cintura es más fina y más amplia la zona del pecho, un plus si tienes poco.

 

Me gusta el contraste que hace con la camisa y el pantalón turquesa -que también me lo has visto combinado con mostaza AQUÍ– , creo que le da un aire primaveral y lo resalta mucho. Además, el toque de los zapatos rojos, que ya pudiste verme AQUÍ, también hace más luminoso el look, ¿no te parece?

Y, como no podemos parar quietos, una vez visitada la ciudadela, nos fuimos hacia la costa, a Sete, una curiosa localidad rodeada de agua y con canales que la cruzan, dándole un aire veneciano muy original. Aprovechamos para pasear al sol y tomarnos un cafecito, sin jersey ya y pasear por los canales.

Es muy pequeñita, por lo que se ve en un momento, así que tenla en cuanta si vas de camino a Montpellier. Ciudad que te recomiendo que visites. Nosotros lo hicimos por la tarde y es espectacular y muy fácil de recorrer. No tengo fotos de esa ciudad, porque era tarde y había poca luz, una verdadera pena 😦

Espero que te haya gustado mi look de hoy, más sencillo, pero con un toque de color y superposiciones, que tanto vamos a ver esta temporada. Y te animo a visitar esta zona de Francia con estos parajes tan ideales. Miles de besitos, pasa una fantástica semana y te espero en el próximo post.

ESCAPADA A PARÍS II: MUSEOS IMPRESCINDIBLES

Primero de todo ¡FELIZ NAVIDAD! Espero que hayas pasado una fantástica noche y que tengas un muy buen día de Navidad. Como ya te conté la semana pasada (AQUÍ), hemos estado en París… la ciudad del amor, la moda… y los museos. El más importante, y que seguro que conoces, es el Museo del Louvre. Y ahí empezó, muy temprano, nuestro segundo día en esta maravillosa ciudad.

paris_louvre-2

Como somos de visitar de todo, cogimos la Paris Museum Pass, una tarjeta que te evita colas y, por un precio bastante bueno, te incluye un montón de iglesias, museos, subir al Arco del Triunfo y las torres de Notre Dame, entre otros muchos monumentos. Toma nota si vas a ir a París. Antes de entrar al Louvre, aprovechamos a hacernos las típicas fotos, jejejeje.

paris_louvre-6

Lo bueno de los museos es que tienen consigna, así que dejé todos los bártulos y pude disfrutar del museo tranquilamente. Y, para este día, me puse mis comodísimos pantalones culotte azules, que me has visto AQUÍ.

paris_louvre-5 paris_louvre-3

Para cambiar de combinarlo siempre con camisa, me los puse con este jersey de cuello alto, de Zara de esta temporada, tan de tendencia. Es uno de los imprescindibles de este invierno que no puede faltar en tu armario, yo los tengo de todos los colores y vienen de maravilla 🙂

paris_louvre-15

Si vas a París no puedes dejar de entrar en este fantástico museo. Te digo yo que puedes estar horas y horas y seguir descubriendo rincones distintos así de bonitos. Cada zona es distinta, ya que en un principio fue un palacio, pero sobre todo hay unas salas que son fabulosas.

paris_louvre-26 paris_louvre-29

Nosotros hicimos la visita “rápida” para ver lo más conocido: la venus de Milo, el cuadro de Delacroix de La libertad guiando al pueblo y, cómo no La Gioconda –entre otros-, que por cierto me decepcionó un poco, pensaba que iba a ser más grande (además casi no se ve con todas las medidas que hay de seguridad).

paris_louvre-27 paris_louvre-23

paris_louvre-22 paris_louvre-24

Salimos del museo con ganas de aire libre y aprovechamos el solecito para comer en el parque y dar una vuelta por la zona. Se estaba tan bien que acabamos quitándonos el abrigo. Con esta chaqueta, tan calentita, de Maje fui de maravilla todo el día.

paris_louvre-8 paris_louvre-7

Y, como hacía bueno aprovechamos para subir a las torres de la catedral de Notre Dame. Menudas vistas más espectaculares que hay desde su campanario. Y qué decir de sus famosas gárgolas… chulísimas. Mi amorcito se lo pasó genial fotografiándolo todo. Y yo luciendo mi calentito abrigo rojo y aprovechando los rayitos de sol, jejejejeje.

paris_louvre-12 paris_louvre-9

paris_louvre-16 paris_louvre-19

Para otro día trotero, me puse estos botines de Parfois, de esta temporada, comodísimos. Son de terciopelo y se adaptan a la perfección al pie. La verdad es que pensaba que iban a ser algo más incómodos y casi no me los quito, además tienen un tacón perfecto para aguantar horas andando. ¿No me digas que no son preciosos?

paris_louvre-10

Y, para seguir con la dinámica cultural, nos fuimos al Museo d´Orsay. Un museo de arte del siglo XIX y que es la continuación del Louvre y la antesala del museo de arte contemporáneo (Centro Pompidou) al que fuimos al día siguiente.

paris_louvre-14 paris_louvre-30

Como somos de no parar, y un poco masocas, jajajaja, nos fuimos al Bulevar Haussmann, otra zona comercial donde están las famosísimas Galerías Lafayette. Todo un espectáculo navideño en un edificio al más puro estilo art decó. Ya he negociado que, la próxima visita a París, iremos de compras aquí.

paris_louvre-31 paris_louvre-32

Antes de cenar, para poder ver la ciudad iluminada, subimos al Arco del triunfo. Apúntate que a las horas en punto, la torre Eiffel se ilumina, y las vistas desde allí son geniales.

Y aquí acaba nuestro segundo y agotador día en París. Espero que te haya gustado, pasa unas felices fiestas y nos vemos el domingo que viene.

Miles de besitos.

paris_louvre-13