AVILÉS, LUGAR DE CONTRASTES, CON UN LOOK DE TENDENCIA

Como ya pudiste ver el domingo pasado, estuvimos en Gijón un par de noches (ver post AQUÍ) y de ahí nos fuimos a Avilés. Un pueblo que nos gustó un montón, lleno de contrastes y que no puedes dejar de visitar si vas a Asturias.

El día amaneció tristón, con lluvia, sol, viento… -vamos, tiempo local- así que me decanté por un look práctico y muy fácil de llevar con dos tendencias de esta temporada: blusa con volantes y unos mules

Tanto los vaqueros como los zapatos son recuerdos de mi viaje a Nueva York de Semana Santa (ver AQUÍ mi primer día) y estos mules, como ya te conté el domingo pasado, son un imprescindible esta temporada y, así de planos, son muy cómodos para el día a día. No me digas que no son preciosos.

 

Me encanta comprarme prendas de los lugares que visito, sobre todo si son típicas, como en Estados Unidos los Levis. Yo no es que sea mucho de llevar jeans, pero he de reconocer que combinan de maravilla con cualquier estilo y, si no sé qué llevar a algún viaje, meto unos en la maleta, por si acaso. 🙂

 

Si vas a Avilés tienes dos visitas imprescindibles: el casco antiguo y el Centro Internacional Cultural Óscar Niemeyer. Como las visitas guiadas son a unas horas fijas, nosotros primero recorrimos el pueblo, que es precioso y está muy bien conservado. Tiene calles enteras de casas antiguas con sus soportales y calles empedradas. Unas plazas preciosas, muy bien cuidadas y restaurantes por todas partes donde poder comer estupendamente.

Tras un cafecito reponedor, pasamos andando la colgante pasarela hacia el Centro Niemeyer. Una espectacular obra de arquitectura, junto a la ría, que alberga salas de exposición, de usos múltiples y un anfiteatro impresionante. Todo pintado de blanco impoluto, salpicado sólo por toques de colores primarios, pero lo mejor está en el interior.

Mejoró un poco el día, así que pude lucir mi nueva blusa de Zara con -cómo no- volantes, una de las tendencias que más se está viendo este año en las tiendas. Tienen sus pros y sus contras, por lo que hay que llevar los volantes con mucho cuidado ya que hacen más volumen y pueden estropear tu figura. En este caso, si tienes poco pecho y algo de tripita, este tipo de blusa te va fenomenal, eso sí, te recomiendo que lleves prendas de tiro alto, porque es un poco corta.

  

En los interiores predomina el color rojo y el blanco, todo muy minimalista, lleno de curvas y rincones fabulosos. Sobre todo me encantó el anfiteatro todo rojo, desde la mullida moqueta hasta las butacas. Daban ganas de descalzarse. 🙂

En estos días que hace un tiempo raruno, utilizo mucho chaquetas como ésta de Mekkdes, que ya me has podido ver AQUÍ y AQUÍ, y que me compré en la tienda de Logroño Noemí Albisu el año pasado. Es súper combinable con todo y le da un toque diferente a cualquier look.

 

El acceso que comunica el casco antiguo con el centro cultural es impresionante, ya que la pasarela parece que flota y tienes unas vistas preciosas de la ría y de todo el entorno de Avilés. La verdad es que nos fuimos encantados y sorprendidos a partes iguales por la poca difusión que tiene este lugar.

Espero que te haya gustado mi visita a Avilés, con mi estilismo elegido tan cómodo y divertido. El domingo que viene nos vemos con muchísima más moda y otro destino nuevo.

Feliz semana y millones de besos.

 

ROJO… GIJÓN

Como ya pudiste ver en mi anterior post, la primera noche de nuestra escapada nos quedamos a dormir en Gijón. Y tras tomar unas sidras por la noche, los levantamos temprano para poder disfrutar de todo lo que tiene esta bella ciudad.

La primera parada que hicimos fue en Las Letronas. Foto imprescindible de la ciudad, por si se te olvida de dónde es la foto, jajajaja. Están junto al paseo marítimo, al lado del muelle y, como teníamos el hotel cerca, comenzamos la ruta desde ahí hacia el casco antiguo y la playa de San Lorenzo.

Para un día de turismo de cuidad -y de compras- nada mejor que un look cómodo y algo mas arreglado, con una de las mezclas que más me gusta: rojo y marrón. La verdad es que me parece una manera diferente y elegante de combinar el rojo, y la utilizo mucho, como me has podido ver AQUÍ.

La blusa es de hace unos cuantos años, de Zara, y me encanta porque, además de ser muy fresquita, mezcla una parte de animal print con otra lisa, además de tener unos detalles de encaje en los laterales. Si te gustan los estampados potentes, pero no te atreves, úsalos en las prendas inferiores o en pequeños detalles.

 

Caminado por el paseo te encuentras el Árbol de la Sidra, un monumento hecho con botellas, para fomentar el reciclaje, muy original y que se ilumina por la noche dando una luz verde genial. Y te marca el camino hacia la parte más antigua de la ciudad, el barrio de Cimadevilla. Tomate tu tiempo para pasear por sus callejuelas y descubrir la casa natal de Jovellanos (cerrada en estos momentos), unas termas romanas muy chulas, casonas espectaculares y las sidrerías más concurridas de la ciudad.

Y, en lo alto, con unas vistas espectaculares del mar, vas a encontrar un antiguo fortín reconvertido en parque con una imponente estatua de Chillida, llamada Elogio del Horizonte. Un buen momento para sentarte en el césped viendo el mar.

 

Cualquier oportunidad es buena para descalzarse, y eso que estos mules son comodísimos. Me los compré hace unos meses en Cuplé de Logroño y me los pongo un montón porque tienen un tacón perfecto para poder andar largas horas con ellos, a la vez que ganar unos centímetros. Además, en este tono tostado, lo combino con todo. Esta temporada vas a ver muchos mules diferentes por todas partes, elige el que más te guste porque es una de las tendencias en calzado que se van a seguir viendo más años. Yo te recomiendo que sean de piel, al menos el interior, y que te ajusten bien para que no te baile el pie.

 

Desde la parte más alta bajamos hacia la Iglesia de San Pedro y de ahí a la playa de San Lorenzo, donde hay un paseo fabuloso. Ideal para caminar y, si te gusta la bici, te recomiendo que alquiles una, o te traigas la tuya, y recorras este paseo, y la ciudad al completo. Hay mucho carril bici y parques fantásticos en los exteriores dignos de ver.

El toque de color del conjunto lo da el pantalón crop tan original que me he comprado esta primavera en la tienda Tres Sombreros de Logroño. Me gusta mucho cómo marca la cintura, con esa doble botonadura y el talle tan alto. Estiliza mucho si no tienes las piernas muy largas, y ya ni te digo lo bien que queda con tacones. 🙂

Si quieres ir diferente, anímate con este tipo de pantalones, a mí me encantan y los combino de mil formas diferentes (AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ)

 

Y, como no puede ser de otra manera, me dí una vuelta por las tienditas de la ciudad, porque hay que llevarse siempre un recuerdo de la ciudad, jajajaja. El mío, con estos calores, no he podido estrenarlo aun y tengo unas ganas de que refresque…

Pasea por la calle de Los Morros y la de Corrida y, sobre todo sus perpendiculares, porque hay infinidad de tiendas por todas partes, además de las que puedes encontrar en cualquier ciudad.

Y, como hacía un día espectacular de playa, tras comer un buen arroz marinero en una de las sidrerías, nos fuimos a echar la siesta a la playa de Poniente. Ojo, cuando vayas, mira las mareas para decidir en qué playa vas a estar, porque puedes encontrarte sin sitio donde poner la toalla. 🙂

Espero que te haya gustado mi día en Gijón, con este toque rojo de color en esta ciudad tan bonita. Nos vemos el domingo que viene con otro día más en tierras astures.

Feliz semana y miles de besitos.

CONOCE ASTURIAS CONMIGO, CÓMODA Y ESTILOSA

El fin de semana pasado, aprovechando que el viernes y el lunes eran festivos en Logroño, nos fuimos de escapadita a Asturias. Nos ha encantado. Además de tener rincones maravillosos y comer muy muy bien, la gente es amabilísima y muy cercana. Vamos, que disfrutamos de lo lindo. 🙂

La primera parada de nuestro día fue en Llanes, un pueblecito a orillas del Cantábrico monísimo y muy bien cuidado, con un casco antiguo espectacular. Eso sí, primero cafecito y algo de comer para cargar las pilas en un rincón fabuloso lleno de flores.

Para un día de turismo -y de mucho coche- nada mejor que un look cómodo y estiloso como éste: pantalón flojito y fino, camiseta y unas zapatillas. Y bueno, la chaqueta vaquera porsia, que había unas nubecitas negras que daban un miedo… es lo que tiene el norte, jajajaja.

 

Este pantalón es mi última adquisición de Zara y es todo tendencia ya que los cuadros vichí son lo más de esta temporada. Así que no puedes dejar de incluir en tu armario una prenda con este estampado tan veraniego. Y el corte crop, un año más, sigue estando de moda. Puedes usarlos para todas las ocasiones: tanto con zapatillas, como llevo hoy, como con unas cuñas de esparto o una sandalia de tacón, estarás fabulosa. Me resultan muy cómodos y versátiles, por lo que tengo varios que de este estilo que me has podido ver AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

 

Una curiosidad de Llanes es que, parte de los bloques de hormigón que hay en el puerto están decorados por el artista vasco Agustín Ibarrola. Se llaman “Los cubos de la memoria” y no puedes perdértelos. Además hay unas vistas preciosas del faro, todo el puerto y del propio pueblo.

 

Además de un centro histórico con restos de la muralla, iglesias por doquier, callejuelas monísimas, caserones y hasta cañones, hay un maravilloso paseo de hierba al lado del mar. El paseo de San Pedro, como así se llama,  tiene un kilómetro de largo y puedes descansar en sus múltiples bancos o simplemente subir a contemplar las vistas y desconectar de todo. La verdad es que entran ganas de quitarse los zapatos y hundirlos en la hierba mullida, ¿a que sí?

Ese día quise darle al look un toque de color con esta camiseta amarilla, de Stradivarius de esta temporada, y que tiene unos pequeños volantes en las mangas.  Ideal para las que quieren llevar esta tendencia de manera más discreta. Ten en cuenta que, con el cuello tan cerrado, es apto sólo para las que tienen poco pecho. Las hay de más colores, pero no sé qué tiene el amarillo que me gusta tanto, jajajaja. Me resulta tan fácil de combinar que tengo varias prendas en mi armario, y que ya me las has podido ver AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Para comer fuimos al restaurante El Antoju, un local muy coqueto y con una calidad excepcional ya que todo se compra al día (gracias Nacho, por recomendárnoslo). Probamos los rollitos de cecina con queso gamoneu, membrillo de manzana y aceite, que estaban de muerte, y luego pixín (rape) frito  muy típico de Asturias. Y, cómo no, todo regado con riquísima sidra fresquita. 🙂

De Llanes fuimos al pueblo de Llastres, denominado “uno de los pueblos más bonitos de España” y que tiene unas vistas espectaculares del Cantábrico desde su mirador. De ahí nos marchamos hacia Gijón, donde hicimos una parada en la Universidad Laboral.

Si vas a Gijón, no puedes dejar de visitar esta maravillosa construcción del siglo XX. Hay visitas guiadas para acceder al interior y donde te explican el origen de estos edificios, el estilo de cada zona y toda la historia que ha tenido en estos años. Súper recomendable. Además incluye la entrada al museo de las artes audiovisuales, con obras muy originales.

 

Desde la torre hay unas vistas de todo el recito universitario, todo el entorno verde y de parte de la ciudad, la cual visitamos al día siguiente y que te contaré en mi próximo post. 🙂

Espero que te haya gustado mi visita a la costa de Asturias con este conjunto tan veraniego y colorista, lleno de tendencias y muy muy cómodo para un día de turismo.

 

Nos vemos el domingo que viene con mucha más moda, rincones con encanto y ¡sidra! 🙂

Miles de besitos y muchísimas gracias por tus comentarios. Muaks.