COLORES DE OTOÑO

El verano está llegando a su fin… -oh, qué penita :(- pero el lado bueno es que ya empiezo a recibir nuevas prendas de las colecciones de otoño-invierno. Y estas que acaban de llegar, en tonos marrones, azules y grises, me tienen loca. Además es de unas diseñadoras madrileñas, que fabrican en Portugal y Marruecos con una calidad excepcional. Así que aprovechamos el otro día, en la exposición ARTE EN LA TIERRA que se hace en Santa Lucía de Ocón, para hacer una pequeña sesión de fotos.

Ya sabes que soy muy práctica a la hora de elegir la ropa, y en la tienda no puede ser de otra manera, así que lo que he traído considera que es muy versátil y que vas a poder ponértelo prácticamente todo el año. Como este conjunto de falda de algodón, con algo de elastano, y camiseta-sudadera de algodón con estampado de arlequín. ¡No me digas que no es chulísimo!

 

Este tipo de sudaderas, con estampados diferentes y colorido, me encanta para el día a día, porque te dan mucha luz a cualquier estilismo y tiene un corte muy chulo, con la goma por delante y algo más largo por detrás, para las que prefieren llevar el culete tapado 😉

 

Y, si eres más de pantalones, con estos en tono gris marengo, de viscosita con elastano, súpersuaves y cómodos, vas a ir genial. Además, también hay a juego una camiseta con algo de vuelo -ideal si tienes tripita y quieres disimularla- pero que ni se pega mucho ni abulta, ya que tiene una caída espectacular. A mí me gusta llevarla un poco por dentro, para marcar cinturita, pero de cualquiera de las dos maneras puedes ir fenomenal a todas partes.

 

Otra manera de combinar la camiseta es con la falda marrón del nudo que me has visto al principio, ya que la camiseta luce un ribete marrón del mismo color. Esta vez sí que es recomendable llevarla por dentro, ya que sino te va a hacer un bulto raro con el relieve que tiene la falda.

 

Para conjuntar todas estas partes de arriba he traído pantalones del mismo color de la falda -marrón- y en turquesa, como los que llevo, de algodón con elastano y con unos volantitos monísimos en la parte del tobillo que quedan ideal. Tanto de un color como del otro me parecen un básico para este otoño, ya que puedes combinarlos con casi cualquier prenda que tengas de otras temporadas.

 

Y, siguiendo con los tonos otoñales, nada mejor que un jersey fino en bronce con algo de brilli-brilli para animar los conjuntos. Me encanta el toque del lazo y que es un poco ajustado en la parte de los hombros y holgado en la cintura, además de no demasiado largo. Esto resulta muy práctico porque puedes llevarlo por fuera o metido dentro, como he hecho yo con esta falda de florecitas -otra de las tendencias de este próximo otoño-invierno-, de tela fina y que prácticamente te la puedes poner todo el año.

 

Muchas más cositas vas a poder ver en la tienda, pero no quiero desvelar todo tan pronto, jajajaja, así que tendrás que estar atenta en redes sociales o pasarte por nuestro espacio de moda. Espero que te haya gustado esta pequeña selección que he hecho y nos vemos en el próximo post, en redes, en la tienda y en el festival MUWI que se celebrará en Logroño del 23 al 26 de agosto. Miles de besitos y feliz semana.

 

Anuncios

ESCAPADA A ÁMSTERDAM II: de paseo con MaryLuis

El mes pasado nos fuimos a Ámsterdam y para disfrutar del segundo día me puse en blanco y negro con una maravillosa camiseta unisex de MaryLuis -diseñadora que estuvo en la POP UP de junio (ver AQUÍ)- y una falda tubo negra muy cómoda y que le da el punto femenino al estilismo. Y, cómo no, zapatillas y un bolso trotero para ir a tope todo el día.

 

Comenzamos la jornada yendo al Rijsmuseum, donde hay arte de todo tipo desde el s. XI al XX. Muy chulas e interesantes las exposiciones y genial el edificio, que además lo atraviesa uno de los carriles bici que hay en la ciudad -qué envidia me dan el que usen tanto la bici y además tengan preferencia-. Y en una de las salidas puedes ver las míticas letras de “I amsterdam” para sacarte la foto delante o, mucho mejor, hacerte un selfi desde donde lo indican. Mira que son organizados y prácticos, jajajaja.

 

Al lado del museo hay un enorme parque donde puedes aprovechar para comer comida de los chiringuitos de la zona o del supermercado que hay. Nosotros comimos unas hamburguesas brutales en uno de los puestos y, como hacía calor, me puse un body, también de MaryLuis, que me llevé en el bolso “porsiacaso” y que me vino muy bien.

Desde ahí, paseando, paseando, llegamos hasta el Vondelpark, donde hay conciertos gratuitos los fines de semana y merece la pena pasear, echarse a descansar en el césped o tomar algo en sus quioscos.

 

Las camisetas son un básico que no pueden faltar en tu armario, pero si ya las compartes con tu chico, pues mejor que mejor. Y estas series son geniales, así que a media mañana, ¡nos las intercambiamos! jajajajaja. Estoy encantada con estas prendas, que puedes comprar en su web y el próximo mes de agosto en el market que hay dentro del festival MUWI en Logroño.

Por la tarde nos fuimos hasta el barrio de Nine Streets, una serie de calles monísimas llenas de tiendas ideales, la pena es que cierran a las 6 de la tarde, así que hay que ir tempranito. Como somos un poco desastre no pudimos ver mucho, así que nos fuimos hasta el muelle, para ver la zona nueva. Cada poco tiempo hay un ferry y puedes pasar hasta el otro lado.

 

Es una pasada la cantidad de bicicletas que hay en todas partes, así que los aparcamientos son en proporción… metros y metros de zona para aparcar, además de las que están atadas en cualquier lado. Impresionante.

Espero que te haya gustado me segundo día en esta maravillosa ciudad con un look en blanco y negro tan chulo. Nos vemos en redes, en la tienda y aquí en el próximo post. Feliz semana, amores, y felices vacaciones para las que podáis disfrutarlas. 😉

 

 

MEZCLA DE ESTAMPADOS: FLORES+CAMUFLAJE

Seguro que alguna vez te has preguntado si queda bien la mezcla de diferentes estampados o simplemente no sabes cómo conjuntar. Yo soy especialista en comprarme ropa estampada, por lo que tengo que lidiar a diario con ello, jajajaja. Mi truco: que los colores sean los mismos o dentro de la gama. Como he hecho hoy con este look que llevé uno de mis días en Nueva York que hizo fresquito.

Este día comenzamos la jornada visitando el museo Guggenheim. Muy muy recomendable, aunque sea sólo visitar la tienda -de la que no pude salir sin comprarme algo- y el edificio en forma de espiral. Eso sí, por muy al lado de Central Park que esté, me gusta más el de Bilbao, tanto el edificio como el entorno. 🙂

El outfit elegido fue un poco por casualidad, ya que salió frío y sólo llevaba esa chaqueta, pero la verdad es que me gusta mucho la mezcla de los dos estampados. Como mantenemos la tonalidad de verdes y tostados, no queda mal. O al menos a mí me lo parece, ¿qué opinas?

 

La sudadera, de Zara del año pasado, me encanta porque puedes usarla para ir a trabajar, tanto con pantalones como con falda, ya que tiene un punto arreglado, gracias a la parte de tela de tapicería. Lo importante a la hora de llevar en tu día a día prendas de aire más deportivo es combinarlas con otras más arregladas, como ya pudiste ver en mi anterior post (ver AQUÍ).

 

Seguimos paseando y cruzamos el parque hasta el otro lado para visitar el famoso Museo de Historia Natural, el cual no pudimos visitar en su totalidad, ya que es muy grande, pero que dejamos pendiente para la próxima visita. Impresionantes los esqueletos de dinosaurios que hay en el hall.

Cuando voy a hacer la maleta hago los conjuntos empezando por el calzado, para ir siempre cómoda y caliente -o fresquita, según toque-. Para este viaje me llevé unas Converse, que me has visto AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ, y que me gusta cómo quedan con los leotardos con cachemir de Calcedonia en tono beige, alargando la pierna, ya que son del mismo tono.

 

Otra de las prendas estrella de este outfit es la falda de polipiel granate, de Zara del año pasado, y que me has podido ver AQUÍ. Muy cómoda, porque no ajusta nada y queda muy chula con la sudadera, al tener la misma tonalidad en el estampado.

Desde esta zona, fuimos en metro hasta el barrio de Chelsea, con innumerables galerías de arte -muchas de ellas son gratuitas y hasta está el artista- y donde está el Highline, un parque en altura que aprovecha las antiguas vías del tren y que tiene rincones maravillosos y unas fantásticas vistas del barrio y del río Hudson.

 

Las chaquetas con estampado militar se llevan año tras año, por lo que puedes invertir en una chula esta temporada. Yo me compré ésta el invierno pasado y estoy encantada porque tiene una largura ideal para llevar faldas cortas, además de no ser demasiado ajustada, por lo que puedo meterme jerséis más gruesos, o una chaqueta de plumas si hace frío y así puedo ponérmela durante más tiempo. Además, el tigre que tiene en la parte trasera tiene un punto de lo más divertido, ¿no te parece?

Ahí también está el Chelsea Market, ideal para comer o cenar, ya que está lleno de restaurantes, además de muchísimas tiendas monísimas, tanto dentro como en los alrededores. Vamos, puro vicio para las compradoras como yo. Menos mal que me contuvieron algo 🙂

 

Espero que te haya gustado mi look elegido para el día a día, mezclando estampados tan diferentes como las flores y el de camuflaje.

Pasa una semana genial y nos vemos en el próximo post. Miles de besitos.

Te dejo unas fotos más que hizo mi amor @orobres.

De excursión a Central Park para hacer deporte.

A falta de suelo, hay que aparcar en altura y la hora está a más de 20 dólares… y luego nos quejamos aquí del aparcamiento.

En Central Park hay zonas para que los niños de las escuelas hagan jardín particular y trabajen un poco.

Vistas desde uno de los puentes de Central Park.