ESTAMPADO ÉTNICO PARA CUALQUIER OCASIÓN

Aprovechamos un día de las vacaciones, que no hacía mucho calor, para hacer la visita guiada al Palacio de Orleans Borbón (s. XIX), residencia de verano de los Duques de Montpensier, y actual ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz. El palacio tiene además un jardín con infinidad de plantas exóticas y rincones fabulosos donde descansar al fresco y disfrutar de unas vistas envidiables de la ciudad, del parque natural de Doñana y del mar.

Para la ocasión me puse este conjunto tan colorista y cómodo, donde el protagonista es este maravilloso pantalón que me compré el año pasado en el showroom de mi queridísima Iranzu (Libe llule), donde tiene monerías como éstas y de la que soy fiel cada vez que viene por Logroño. Ya me has podido ver varias cositas de ella AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

A pesar de que tiene un estampado bastante potente, me lo he puesto muchísimo para ir a trabajar, salir a dar una vuelta o para salir a cenar una noche. Depende del estilo de la parte de arriba y los complementos que uses, puedes hacer un look 24 horas genial. ¿Qué te parece?

 

Si estás por Sanlúcar, no puedes perderte este edificio tan singular compuesto por tres casas unidas, lo que hace que veamos en el exterior diferentes tejados y, lo más curioso de todo, muchas ventanas pequeñas y todas diferentes entre sí. Ya en el interior se ve una mezcla de estilos: árabe, chino, turco… Salimos encantados de la visita, por lo que te la recomiendo. Si quieres saber más, mira AQUÍ.

 

Para esta temporada, una vez más, el estampado étnico, los geométricos y los colores tierra están de moda, y yo estoy encantada de la vida, jajajaja. También es verdad que hay que tener cuidado de cómo combinarlos, ya que puedes echar a perder el look, así que lo mejor es hacerlo con prendas básicas y sin adornos. Mi truco es usar uno de los colores del estampado, como en este caso he hecho con esta blusa de Okeysi de uno de mis colores favoritos: el rojo 🙂

 

Ya en el exterior pudimos disfrutar de cada uno de los espacios que hay, con su historia y con muchísimas plantas y árboles de todas las partes del mundo. Si vas con niños, seguro que se lo pasan en grande descubriendo cada uno de sus rincones y adivinando las especies de las plantas. Lo último que han creado es un jardín japonés, tan de moda ahora.

Este tipo de pantalones rectos y holgados en la parte alta, son ideales si tienes la cintura estrecha y pocas caderas o los muslos algo gruesos, ya que hacen el efecto visual uniforme y no marcan. Eso sí, no son aptos para las muy bajitas, que no quieran ponerse taconazo siempre, o si tienes las caderas anchas. Además, estos estampados pequeños y haciendo franjas horizontales, agrandan y no son lo más recomendables.

 

Y, como siempre, mi fiel chaqueta vaquera me acompaña a todas partes combinando así de bien con cualquier estilo.

Espero que te haya gustado mi propuesta de hoy y te haya dado ideas para ir fantástica en cualquier ocasión. Ya sabes que si tienes dudas puedes contar conmigo para lo que necesites. Miles de besitos, muchísimas gracias por tus comentarios, y nos vemos en el próximo post. ¡Feliz semana!

TONOS TIERRA POR TRUJILLO

Aunque pueda parecer que me paso el día de viaje, no es así… que algo trabajamos, jajajaja. La verdad es que los pocos días que tenemos de fiesta nos cunden mucho y los aprovechamos para irnos fuera. Y esta vez hemos hecho una parada en Trujillo, Cáceres, de camino a nuestras vacaciones en el sur.

Si tienes ocasión de acercarte, te va a encantar, es un pueblo medieval muy bien conservado y con rincones preciosos por todo el casco histórico. Parece que estás en otra época. Nosotros lo recorrimos de noche cuando llegamos y al día siguiente, y la verdad es que cambia totalmente.

 

Para un día de turismo, con algo de fresquito, elegí este look en tonos tierra con estos  comodísimos pantalones jaspeaditos de Zara. Me encantan porque combinan de maravilla con todo, sobre todo con esta blazer tostada que es parte de mi fondo de armario, y que me has visto combinada AQUÍAQUÍ y AQUÍ.

 

Como hacia un día de esos rarunos, me puse este jersey sin mangas y que me parece que le da un punto entre sport y arreglado genial para diario y, cómo no, unos zapatos planos para poder subir las cuestas de Trujillo :). Éste es uno de los looks de 24 horas que suelo usar más a menudo: pantalón de pinzas+jersey fino+blazer+zapato plano.

 

Y esta vez nos llevamos a Coqui con nosotros de vacaciones, que no se va a quedar sin hacer turismo siempre, jejejeje. La verdad es que se porta genial y se lo pasa de maravilla olisqueándolo todo, y disfrutamos mucho con él. Aunque no en todas partes permiten mascotas, no dejamos de salir con él. Si tienes un animal de compañía, seguro que te ha pasado más de una vez no encontrar hotel o tener que comer en la terraza porque no puedes entrar con ellos. Menos mal que poco a poco se va concienciando la hostelería y hay cada vez más sitios que lo permiten y cada vez más gente sale con su mascota de viaje. Ahora ya, cuando dejen entrar en los museos… vamos, será la bomba. 🙂

 

Eso sí, mira que posa bien mi peluchín… es decirle: “Coqui, foto” y él se pone tieso y mira a la cámara, jajajaja. Es un crack. 🙂

El castillo es espectacular y tiene unas vistas de la zona increíbles. Lo mejor es que, para llegar a él, tienes que pasar por gran parte de las iglesias, monasterios y caserones de la parte antigua. Si vienes, te recomiendo que vayas con zapato cómodo, porque sus calles empedradas son en cuesta en su mayoría. Yo me puse los oxford en nude, que me has podido ver AQUÍ y AQUÍ y que no me los quito en los días de entretiempo.

 

El jersey es de hace unos años, de Massimo Dutti, y me lo pongo en todo tipo de ocasión, tanto con una falda más arreglada como con un pantalón deportivo. Es otra de mis prendas de fondo de armario. Si quieres versatilidad, opta por una prenda así, sobre todo si tienes los hombros estrechos o algo caídos, al tener las mangas un poco metidas, se resalta esta parte.

 

Y tras un buen rato paseando y, después de la típica foto con la estatua de Pizarro, conquistador del Perú, nos fuimos a reponer fuerzas en una de las múltiples terrazas que hay en la plaza Mayor. Genial también por la noche para cenar y tomar una copa.

Espero que te haya gustado mi visita a Trujillo con este look en tonos tierra tan chulo. Para una maravillosa semana y nos vemos el próximo día con mucha más moda y viajes. Miles de besitos y muchísimas gracias por tus comentarios.

NUEVA YORK, CIUDAD DE CONTRASTES

Allá por diciembre me encontraba en París, y dejé a medias mi viaje, el cual continuaré contándotelo un poco más adelante, porque hoy te voy a hablar de otra ciudad que me ha encantado y a la que fuimos esta Semana Santa: NUEVA YORK.

Unos días antes de ir a esta ciudad, estuvimos en Boston visitando a mi gran amiga Laura y a su marido Álex, a los que mando un besazo enorme. Fueron buenísimos anfitriones y muy pacientes enseñándonos toda la ciudad y unos pueblitos maravillosos. Muy muy recomendable si, además de Nueva York, quieres visitar algo más ya que está muy bien comunicada y a menos de 5 horas en bus de Times Square.

Últimamente cuando vamos a una ciudad grande por primera vez, cogemos una visita guiada para hacernos un poco una idea de lo más general. Esta vez elegimos una que se llama “de contrastes”, donde ves los distintos barrios que hay. Muy divertido, aunque se hizo algo largo.

Y, para un día de trote en bus, nada mejor que este maravilloso y estiloso vestido largo de Zara, de este invierno, que me lo he puesto hasta hace muy poco. Para darle un punto más cañero, mis botines beige de flecos, que me has visto AQUÍ y AQUÍ, y que son comodísimos para andar, ya que tienen el tacón justo para no cansarte.

La excursión salió de Times Square -que es tal y como se ve en las pelis- y de ahí vimos el estadio de béisbol de los Yankees, y los barrios de: Bronx con sus grafitis, Queens y su zona residencial, la zona deportiva de estadios, como el del US Open y hasta vimos la bola de la peli de MIB, donde aparece el bicho. También pasamos a Brooklyn y a Williamsburg donde reside la comunidad judía ortodoxa. La verdad que esto último es lo que más me impactó y donde volvimos otro día.

 

Ese día hizo un tiempo raro, así que me vino de maravilla este jersey rosa, que ya me has podido ver AQUÍ, y que me resulta muy práctico para los viajes porque va con todo y le da un toque divertido al vestido negro, ¿no te parece?

 

El final de tour acabo en el Barrio Chino y, a la aventura, acabamos entrando en un tipiquísimo restaurante lleno de chinos comiendo en todas las mesas. El barrio es muy pintoresco con todo ese montón de cosas expuestas, especias, frutas y verduras… y esos olores tan característicos…vamos, como un barrio más de China. 🙂

 

De ahí fuimos, por el barrio financiero y de los juzgados hasta la zona cero. La verdad es que cuando estás ahí, en cada esquina te parece ver el decorado de una peli. ¿No te suenan estas escaleras? Sólo falta el abogado saliendo con el maletín y los periodistas a los lados, jajajaja.

Menos mal que decidí llevar este vestido camisero largo, porque empezó a hacer calor por la tarde y acabé quitándome las medias y desabrochándome los botones. Eso sí, fui la mar de fresca toda la tarde. La verdad es que este corte es muy práctico para todo tipo de cuerpos, sobre todo si tienes algo de caderas y, con los complementos adecuados, puede darle un toque más arreglado. Mira AQUÍ como llevé uno similar para una boda.

Impresiona cómo han reconstruido la zona cero, con dos imponentes fuentes negras, donde antes estaban las torres gemelas, y una gran cúpula blanca en un lado, a modo de paloma -el Oculus-, que alberga un centro comercial y un intercambiador de transporte, hecho por el español Santiago Calatrava. Simplemente espectacular y grandioso.

Como no podemos parar quietos, nos fuimos dando un paseo hasta la punta sur de Manhattan, donde cogimos el ferri que va hasta Staten Island, gratuito, y puedes ver a las mil maravillas la Estatua de la Libertad y así como espectaculares vistas de la ciudad. Te recomiendo ir por la mañana, porque por la tarde, aunque es muy bonito ver atardecer, es complicado fotografiarla al estar a contraluz.

 

Y, cómo no, hicimos el paseo por el puente de Brooklyn viendo un impresionante atardecer. Había muchísima gente por todas partes y era complicado salir en una foto sola. Eso sí, el viento nos acompañó todo el camino de vuelta, ideal para salir en las fotos con pelos de loca, jejejeje.

 

Muertos muertísimos acabamos nuestro primer día en NY comiendo un típico perrito caliente en un parque. Por cierto, te recomiendo comprar el primer día la tarjeta de metro para toda la semana –la mejor inversión del viaje- .

Espero que te haya gustado este primer día de visita a la Gran Manzana y mi look elegido. Un besazo enorme y pasa una feliz semana.