MEZCLA DE ESTAMPADOS: FLORES+CAMUFLAJE

Seguro que alguna vez te has preguntado si queda bien la mezcla de diferentes estampados o simplemente no sabes cómo conjuntar. Yo soy especialista en comprarme ropa estampada, por lo que tengo que lidiar a diario con ello, jajajaja. Mi truco: que los colores sean los mismos o dentro de la gama. Como he hecho hoy con este look que llevé uno de mis días en Nueva York que hizo fresquito.

Este día comenzamos la jornada visitando el museo Guggenheim. Muy muy recomendable, aunque sea sólo visitar la tienda -de la que no pude salir sin comprarme algo- y el edificio en forma de espiral. Eso sí, por muy al lado de Central Park que esté, me gusta más el de Bilbao, tanto el edificio como el entorno. 🙂

El outfit elegido fue un poco por casualidad, ya que salió frío y sólo llevaba esa chaqueta, pero la verdad es que me gusta mucho la mezcla de los dos estampados. Como mantenemos la tonalidad de verdes y tostados, no queda mal. O al menos a mí me lo parece, ¿qué opinas?

 

La sudadera, de Zara del año pasado, me encanta porque puedes usarla para ir a trabajar, tanto con pantalones como con falda, ya que tiene un punto arreglado, gracias a la parte de tela de tapicería. Lo importante a la hora de llevar en tu día a día prendas de aire más deportivo es combinarlas con otras más arregladas, como ya pudiste ver en mi anterior post (ver AQUÍ).

 

Seguimos paseando y cruzamos el parque hasta el otro lado para visitar el famoso Museo de Historia Natural, el cual no pudimos visitar en su totalidad, ya que es muy grande, pero que dejamos pendiente para la próxima visita. Impresionantes los esqueletos de dinosaurios que hay en el hall.

Cuando voy a hacer la maleta hago los conjuntos empezando por el calzado, para ir siempre cómoda y caliente -o fresquita, según toque-. Para este viaje me llevé unas Converse, que me has visto AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ, y que me gusta cómo quedan con los leotardos con cachemir de Calcedonia en tono beige, alargando la pierna, ya que son del mismo tono.

 

Otra de las prendas estrella de este outfit es la falda de polipiel granate, de Zara del año pasado, y que me has podido ver AQUÍ. Muy cómoda, porque no ajusta nada y queda muy chula con la sudadera, al tener la misma tonalidad en el estampado.

Desde esta zona, fuimos en metro hasta el barrio de Chelsea, con innumerables galerías de arte -muchas de ellas son gratuitas y hasta está el artista- y donde está el Highline, un parque en altura que aprovecha las antiguas vías del tren y que tiene rincones maravillosos y unas fantásticas vistas del barrio y del río Hudson.

 

Las chaquetas con estampado militar se llevan año tras año, por lo que puedes invertir en una chula esta temporada. Yo me compré ésta el invierno pasado y estoy encantada porque tiene una largura ideal para llevar faldas cortas, además de no ser demasiado ajustada, por lo que puedo meterme jerséis más gruesos, o una chaqueta de plumas si hace frío y así puedo ponérmela durante más tiempo. Además, el tigre que tiene en la parte trasera tiene un punto de lo más divertido, ¿no te parece?

Ahí también está el Chelsea Market, ideal para comer o cenar, ya que está lleno de restaurantes, además de muchísimas tiendas monísimas, tanto dentro como en los alrededores. Vamos, puro vicio para las compradoras como yo. Menos mal que me contuvieron algo 🙂

 

Espero que te haya gustado mi look elegido para el día a día, mezclando estampados tan diferentes como las flores y el de camuflaje.

Pasa una semana genial y nos vemos en el próximo post. Miles de besitos.

Te dejo unas fotos más que hizo mi amor @orobres.

De excursión a Central Park para hacer deporte.

A falta de suelo, hay que aparcar en altura y la hora está a más de 20 dólares… y luego nos quejamos aquí del aparcamiento.

En Central Park hay zonas para que los niños de las escuelas hagan jardín particular y trabajen un poco.

Vistas desde uno de los puentes de Central Park.

Anuncios

CON EL ESTAMPADO DE MODA EN NIMES

Seguimos por Francia y esta vez ha tocado visitar la ciudad de Nimes, toda una maravilla con su fantástico anfiteatro romano y su casco histórico repleto de rincones encantadores.

Ese mismo día, hicimos una parada previa en un pueblecito costero muy original llamado Aigues-Mortes. Llama la atención su trazado cuadradangular, flanqueado por una muralla y agua, vamos, toda una fortaleza. Es muy pequeño, por lo que se ve muy rápido, pero vale la pena ir, además hay unas salinas preciosas en los alrededores.

 

Como la mañana amaneció fresquita, me puse esta chaqueta amarilla, que ya me has podido ver otras veces AQUÍ y AQUÍ, muy práctica para estos días de entretiempo. Me parece que el amarillo le da un toque divertido al estampado de esta temporada: el Príncipe de Gales. Se lleva muchísimo para este otoño-invierno, y yo, como no puede ser de otra manera, me he sumado a esta tendencia con estos pantalones para hacer turismo.

 

Lo más conocido de Nimes es su anfiteatro, el Arena de Nimes, en el cual aún se celebran espectáculos de toda índole. Te recomiendo que hagas la visita con audioguía, así entenderás a las mil maravillas cómo era en la antigüedad clásica. Además hay unas vistas espectaculares de la ciudad. Eso sí, no vayas cuando aprieta el sol, porque hay pocas sombras y cuesta subir los elevados escalones, jejejejeje.

 

Menos mal que me llevé mis nuevas zapatillas doradas de la marca Superga. Creo que le dan un punto divertido a cualquier look, además de ser muy cómodas. Yo repito con esta marca año tras año. No pueden faltar en tu armario unas zapatillas en este color o en plateado para tus estilismos más informales. Me gusta cómo quedan con vestidos lenceros, pantalones de pinzas, cropped, palazzo o con éstos con el estampado tan formal. ¿Te animas a mezclar?

 

Por cierto, ¿sabes que la palabra denim viene de aquí? En esta ciudad se hacía tela de algodón muy resistente y barata, que se teñía de azul, y se usaba para hacer ropa, velas, tiendas de campaña o toldos y a la que se denominaba tela de Nîmes. De su pronunciación en francés deNim, pasó a lo que conocemos como tela denim. Si lo llego a saber antes hago honor a su nacimiento y me pongo unos vaqueros 🙂

 

Aparte del anfiteatro, Nimes tiene mucho patrimonio, como la Maison Carrée, un templo romano que me encantó, así como todo el centro histórico, con la catedral, las casas ilustres, parte de la muralla y plazas ideales. Aprovecha la visita para ir de compras y comer en uno de sus encantadores restaurantes al aire libre. Yo me pedí una ensalada de salmón que menos lechuga llevaba de todo, jajajajaja.

 

Ya sabes que siempre busco comodidad en mis estilismos, por eso, para viajes o días en los que voy a pasar horas sentada o andando me gustan los pantalones de estilo jogger, como éstos de Bershka del año pasado. Sientan muy bien si tienes algo de caderas y no quieres marcar culete 🙂

 

Otra de mis prendas estrella son los jerséis finitos, como éste amarillo. Tanto por encima de camisas, como me has visto AQUÍ, como solos, me resultan muy prácticos cuando quiero darle un toque sport, sin perder la elegancia. Si optas por uno liso, busca que tenga algún detalle original, como botones o apliques.

 

Espero que te haya gustado mi visita a estas dos localidades del sur de Francia tan ideales con este look tan cómodo. Y toma nota: mezcla prendas con estampados más clásicos con otras más coloristas y unas zapatillas y tendrás un conjunto para cualquier ocasión. Pasa una feliz semana y nos vemos en el próximo post. Besitos amores.

 

CONOCE ASTURIAS CONMIGO, CÓMODA Y ESTILOSA

El fin de semana pasado, aprovechando que el viernes y el lunes eran festivos en Logroño, nos fuimos de escapadita a Asturias. Nos ha encantado. Además de tener rincones maravillosos y comer muy muy bien, la gente es amabilísima y muy cercana. Vamos, que disfrutamos de lo lindo. 🙂

La primera parada de nuestro día fue en Llanes, un pueblecito a orillas del Cantábrico monísimo y muy bien cuidado, con un casco antiguo espectacular. Eso sí, primero cafecito y algo de comer para cargar las pilas en un rincón fabuloso lleno de flores.

Para un día de turismo -y de mucho coche- nada mejor que un look cómodo y estiloso como éste: pantalón flojito y fino, camiseta y unas zapatillas. Y bueno, la chaqueta vaquera porsia, que había unas nubecitas negras que daban un miedo… es lo que tiene el norte, jajajaja.

 

Este pantalón es mi última adquisición de Zara y es todo tendencia ya que los cuadros vichí son lo más de esta temporada. Así que no puedes dejar de incluir en tu armario una prenda con este estampado tan veraniego. Y el corte crop, un año más, sigue estando de moda. Puedes usarlos para todas las ocasiones: tanto con zapatillas, como llevo hoy, como con unas cuñas de esparto o una sandalia de tacón, estarás fabulosa. Me resultan muy cómodos y versátiles, por lo que tengo varios que de este estilo que me has podido ver AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

 

Una curiosidad de Llanes es que, parte de los bloques de hormigón que hay en el puerto están decorados por el artista vasco Agustín Ibarrola. Se llaman “Los cubos de la memoria” y no puedes perdértelos. Además hay unas vistas preciosas del faro, todo el puerto y del propio pueblo.

 

Además de un centro histórico con restos de la muralla, iglesias por doquier, callejuelas monísimas, caserones y hasta cañones, hay un maravilloso paseo de hierba al lado del mar. El paseo de San Pedro, como así se llama,  tiene un kilómetro de largo y puedes descansar en sus múltiples bancos o simplemente subir a contemplar las vistas y desconectar de todo. La verdad es que entran ganas de quitarse los zapatos y hundirlos en la hierba mullida, ¿a que sí?

Ese día quise darle al look un toque de color con esta camiseta amarilla, de Stradivarius de esta temporada, y que tiene unos pequeños volantes en las mangas.  Ideal para las que quieren llevar esta tendencia de manera más discreta. Ten en cuenta que, con el cuello tan cerrado, es apto sólo para las que tienen poco pecho. Las hay de más colores, pero no sé qué tiene el amarillo que me gusta tanto, jajajaja. Me resulta tan fácil de combinar que tengo varias prendas en mi armario, y que ya me las has podido ver AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Para comer fuimos al restaurante El Antoju, un local muy coqueto y con una calidad excepcional ya que todo se compra al día (gracias Nacho, por recomendárnoslo). Probamos los rollitos de cecina con queso gamoneu, membrillo de manzana y aceite, que estaban de muerte, y luego pixín (rape) frito  muy típico de Asturias. Y, cómo no, todo regado con riquísima sidra fresquita. 🙂

De Llanes fuimos al pueblo de Llastres, denominado “uno de los pueblos más bonitos de España” y que tiene unas vistas espectaculares del Cantábrico desde su mirador. De ahí nos marchamos hacia Gijón, donde hicimos una parada en la Universidad Laboral.

Si vas a Gijón, no puedes dejar de visitar esta maravillosa construcción del siglo XX. Hay visitas guiadas para acceder al interior y donde te explican el origen de estos edificios, el estilo de cada zona y toda la historia que ha tenido en estos años. Súper recomendable. Además incluye la entrada al museo de las artes audiovisuales, con obras muy originales.

 

Desde la torre hay unas vistas de todo el recito universitario, todo el entorno verde y de parte de la ciudad, la cual visitamos al día siguiente y que te contaré en mi próximo post. 🙂

Espero que te haya gustado mi visita a la costa de Asturias con este conjunto tan veraniego y colorista, lleno de tendencias y muy muy cómodo para un día de turismo.

 

Nos vemos el domingo que viene con mucha más moda, rincones con encanto y ¡sidra! 🙂

Miles de besitos y muchísimas gracias por tus comentarios. Muaks.