CONOCE ASTURIAS CONMIGO, CÓMODA Y ESTILOSA

El fin de semana pasado, aprovechando que el viernes y el lunes eran festivos en Logroño, nos fuimos de escapadita a Asturias. Nos ha encantado. Además de tener rincones maravillosos y comer muy muy bien, la gente es amabilísima y muy cercana. Vamos, que disfrutamos de lo lindo. 🙂

La primera parada de nuestro día fue en Llanes, un pueblecito a orillas del Cantábrico monísimo y muy bien cuidado, con un casco antiguo espectacular. Eso sí, primero cafecito y algo de comer para cargar las pilas en un rincón fabuloso lleno de flores.

Para un día de turismo -y de mucho coche- nada mejor que un look cómodo y estiloso como éste: pantalón flojito y fino, camiseta y unas zapatillas. Y bueno, la chaqueta vaquera porsia, que había unas nubecitas negras que daban un miedo… es lo que tiene el norte, jajajaja.

 

Este pantalón es mi última adquisición de Zara y es todo tendencia ya que los cuadros vichí son lo más de esta temporada. Así que no puedes dejar de incluir en tu armario una prenda con este estampado tan veraniego. Y el corte crop, un año más, sigue estando de moda. Puedes usarlos para todas las ocasiones: tanto con zapatillas, como llevo hoy, como con unas cuñas de esparto o una sandalia de tacón, estarás fabulosa. Me resultan muy cómodos y versátiles, por lo que tengo varios que de este estilo que me has podido ver AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

 

Una curiosidad de Llanes es que, parte de los bloques de hormigón que hay en el puerto están decorados por el artista vasco Agustín Ibarrola. Se llaman “Los cubos de la memoria” y no puedes perdértelos. Además hay unas vistas preciosas del faro, todo el puerto y del propio pueblo.

 

Además de un centro histórico con restos de la muralla, iglesias por doquier, callejuelas monísimas, caserones y hasta cañones, hay un maravilloso paseo de hierba al lado del mar. El paseo de San Pedro, como así se llama,  tiene un kilómetro de largo y puedes descansar en sus múltiples bancos o simplemente subir a contemplar las vistas y desconectar de todo. La verdad es que entran ganas de quitarse los zapatos y hundirlos en la hierba mullida, ¿a que sí?

Ese día quise darle al look un toque de color con esta camiseta amarilla, de Stradivarius de esta temporada, y que tiene unos pequeños volantes en las mangas.  Ideal para las que quieren llevar esta tendencia de manera más discreta. Ten en cuenta que, con el cuello tan cerrado, es apto sólo para las que tienen poco pecho. Las hay de más colores, pero no sé qué tiene el amarillo que me gusta tanto, jajajaja. Me resulta tan fácil de combinar que tengo varias prendas en mi armario, y que ya me las has podido ver AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Para comer fuimos al restaurante El Antoju, un local muy coqueto y con una calidad excepcional ya que todo se compra al día (gracias Nacho, por recomendárnoslo). Probamos los rollitos de cecina con queso gamoneu, membrillo de manzana y aceite, que estaban de muerte, y luego pixín (rape) frito  muy típico de Asturias. Y, cómo no, todo regado con riquísima sidra fresquita. 🙂

De Llanes fuimos al pueblo de Llastres, denominado “uno de los pueblos más bonitos de España” y que tiene unas vistas espectaculares del Cantábrico desde su mirador. De ahí nos marchamos hacia Gijón, donde hicimos una parada en la Universidad Laboral.

Si vas a Gijón, no puedes dejar de visitar esta maravillosa construcción del siglo XX. Hay visitas guiadas para acceder al interior y donde te explican el origen de estos edificios, el estilo de cada zona y toda la historia que ha tenido en estos años. Súper recomendable. Además incluye la entrada al museo de las artes audiovisuales, con obras muy originales.

 

Desde la torre hay unas vistas de todo el recito universitario, todo el entorno verde y de parte de la ciudad, la cual visitamos al día siguiente y que te contaré en mi próximo post. 🙂

Espero que te haya gustado mi visita a la costa de Asturias con este conjunto tan veraniego y colorista, lleno de tendencias y muy muy cómodo para un día de turismo.

 

Nos vemos el domingo que viene con mucha más moda, rincones con encanto y ¡sidra! 🙂

Miles de besitos y muchísimas gracias por tus comentarios. Muaks.

NUEVA YORK, CIUDAD DE CONTRASTES

Allá por diciembre me encontraba en París, y dejé a medias mi viaje, el cual continuaré contándotelo un poco más adelante, porque hoy te voy a hablar de otra ciudad que me ha encantado y a la que fuimos esta Semana Santa: NUEVA YORK.

Unos días antes de ir a esta ciudad, estuvimos en Boston visitando a mi gran amiga Laura y a su marido Álex, a los que mando un besazo enorme. Fueron buenísimos anfitriones y muy pacientes enseñándonos toda la ciudad y unos pueblitos maravillosos. Muy muy recomendable si, además de Nueva York, quieres visitar algo más ya que está muy bien comunicada y a menos de 5 horas en bus de Times Square.

Últimamente cuando vamos a una ciudad grande por primera vez, cogemos una visita guiada para hacernos un poco una idea de lo más general. Esta vez elegimos una que se llama “de contrastes”, donde ves los distintos barrios que hay. Muy divertido, aunque se hizo algo largo.

Y, para un día de trote en bus, nada mejor que este maravilloso y estiloso vestido largo de Zara, de este invierno, que me lo he puesto hasta hace muy poco. Para darle un punto más cañero, mis botines beige de flecos, que me has visto AQUÍ y AQUÍ, y que son comodísimos para andar, ya que tienen el tacón justo para no cansarte.

La excursión salió de Times Square -que es tal y como se ve en las pelis- y de ahí vimos el estadio de béisbol de los Yankees, y los barrios de: Bronx con sus grafitis, Queens y su zona residencial, la zona deportiva de estadios, como el del US Open y hasta vimos la bola de la peli de MIB, donde aparece el bicho. También pasamos a Brooklyn y a Williamsburg donde reside la comunidad judía ortodoxa. La verdad que esto último es lo que más me impactó y donde volvimos otro día.

 

Ese día hizo un tiempo raro, así que me vino de maravilla este jersey rosa, que ya me has podido ver AQUÍ, y que me resulta muy práctico para los viajes porque va con todo y le da un toque divertido al vestido negro, ¿no te parece?

 

El final de tour acabo en el Barrio Chino y, a la aventura, acabamos entrando en un tipiquísimo restaurante lleno de chinos comiendo en todas las mesas. El barrio es muy pintoresco con todo ese montón de cosas expuestas, especias, frutas y verduras… y esos olores tan característicos…vamos, como un barrio más de China. 🙂

 

De ahí fuimos, por el barrio financiero y de los juzgados hasta la zona cero. La verdad es que cuando estás ahí, en cada esquina te parece ver el decorado de una peli. ¿No te suenan estas escaleras? Sólo falta el abogado saliendo con el maletín y los periodistas a los lados, jajajaja.

Menos mal que decidí llevar este vestido camisero largo, porque empezó a hacer calor por la tarde y acabé quitándome las medias y desabrochándome los botones. Eso sí, fui la mar de fresca toda la tarde. La verdad es que este corte es muy práctico para todo tipo de cuerpos, sobre todo si tienes algo de caderas y, con los complementos adecuados, puede darle un toque más arreglado. Mira AQUÍ como llevé uno similar para una boda.

Impresiona cómo han reconstruido la zona cero, con dos imponentes fuentes negras, donde antes estaban las torres gemelas, y una gran cúpula blanca en un lado, a modo de paloma -el Oculus-, que alberga un centro comercial y un intercambiador de transporte, hecho por el español Santiago Calatrava. Simplemente espectacular y grandioso.

Como no podemos parar quietos, nos fuimos dando un paseo hasta la punta sur de Manhattan, donde cogimos el ferri que va hasta Staten Island, gratuito, y puedes ver a las mil maravillas la Estatua de la Libertad y así como espectaculares vistas de la ciudad. Te recomiendo ir por la mañana, porque por la tarde, aunque es muy bonito ver atardecer, es complicado fotografiarla al estar a contraluz.

 

Y, cómo no, hicimos el paseo por el puente de Brooklyn viendo un impresionante atardecer. Había muchísima gente por todas partes y era complicado salir en una foto sola. Eso sí, el viento nos acompañó todo el camino de vuelta, ideal para salir en las fotos con pelos de loca, jejejeje.

 

Muertos muertísimos acabamos nuestro primer día en NY comiendo un típico perrito caliente en un parque. Por cierto, te recomiendo comprar el primer día la tarjeta de metro para toda la semana –la mejor inversión del viaje- .

Espero que te haya gustado este primer día de visita a la Gran Manzana y mi look elegido. Un besazo enorme y pasa una feliz semana.