DE AZUL POR LOS PUEBLOS BLANCOS

Lejos quedaron las vacaciones, pero viendo las fotos me acuerdo de lo bien que nos lo pasamos visitando los pueblos blancos de Cádiz. Es una de las rutas imprescindibles si vas de turismo por Andalucía. Aunque hay muchísimos, nosotros elegimos: Arcos de la Frontera, El Bosque, Grazalema, Ronda y Setenil de Las Bodegas. Toda una ruta blanca. 🙂

Como el día amaneció algo fresquito, preferí ponerme esta falda larga plisada, que tengo desde hace años, y que sigue siendo tenencia aún, tanto por los plisados como por su color azul klein tan de moda. No puede faltar en tu armario una falda plisada porque, tanto este verano como en invierno, se van a ver muchísimo por todas partes. Si es con toques metalizados, mejor que mejor.

 

Lo genial de este tipo de faldas largas es que se pueden usar muchos meses al año, eso sí, lo mejor es llevarlas con zapatos planos como sandalias, slippers, mules o manoletinas. Yo he querido ponerme estas sandalias rojas cerradas, de Zara de hace unas temporadas, que le dan el punto de color al look. Y, aunque no soy de conjuntar bolso con zapatos, me llevé este rojo tan chulo de Parfois, ya que cabe de todo y me encanta cómo queda con el conjunto. ¿Qué te parece?

 

Arcos de la Frontera me encantó y menos mal que me llevé zapato cerrado, porque tiene unas cuestecitas muy majas, jajajajaja. Pero vale la pena subir por las vistas que hay del río y del embalse. Todo un espectáculo blanco y de callejuelas con palacios imponentes, iglesias, monasterios, casitas monísimas muy bien cuidadas y hasta un jardín andalusí muy bien cuidado. Vamos, muy muy recomendable que te dejes caer. Aunque sólo sea para comprar unos dulces a las últimas monjas de clausura que hay, en el convento de las Mercedarias.

 

De Arcos nos fuimos al pueblo de El Bosque para comprar, en uno de los artesanos, queso payoyo. Está buenísimo y, como somos unos enamorados del queso, siempre compramos alguna cuñita allá donde vamos. Nuestra nevera parece una quesería, jejejeje. Desde ahí, hasta Grazalema, pasando por el puerto del Boyar. Un paraje impresionante de pinos y vegetación que no parece que estés en Andalucía. Las vistas desde el mirador son espectaculares.

En Grazalema, otro pueblo blanco precioso y con muchísimas casas bajas, aprovechamos para comer en el gastrobar La Maroma. Te lo recomiendo, si vas de picoteo, porque tienen unos platos muy originales y a un precio muy bueno.

Este pueblo está metido en un pequeño valle, por lo que se ve muy bien desde la carretera, donde hay un paseo hasta el centro ideal para estirar las piernas después de un buen rato en coche.

Desde aquí nos fuimos a Ronda. Me sorprendió lo grande que es y la cantidad de sitios que tiene para visitar. Ya me lo he apuntado para pasar un día viéndolo con calma y entrando en todos los monumentos que hay, ya que fuimos con Coqui y no pudimos visitar nada. No te lo pierdas si vas a estar por la zona.

Desde sus jardines, pasando por la plaza de toros, fuimos hasta el mirador donde ves la orografía del lugar y de cómo está la ciudad colocada. Es impresionante cómo han ido construyendo los diferentes puentes sobre el tajo y que comunica la zona nueva del casco antiguo. No apto para los que tienen vértigo. 🙂

 

Aquí apretaba más el calor, menos mal que me puse mi nueva blusa de tirantes, fresquita y cómoda, que combina de maravilla con la falda. Y muy práctica para el verano porque puedes llevarla tanto para ir más arreglada o a trabajar, como para la playa.

Después de un paseo por Ronda cogimos el coche hasta Setenil de las Bodegas, una curiosa localidad incrustada en la roca de la peña, lo que marca la disposición de sus calles. Hay sitios que da hasta miedo pasar porque parece que se te va a caer la piedra encima, jajajajaja.

Te recomiendo caminar por sus calles y tomar algo a la fresquita en una de sus terrazas. Muy diferente a todo lo que puedes ver.

Espero que te haya gustado esta completa ruta blanca con mi look elegido para la ocasión. Nos vemos en el próximo post con mucha más moda, viajes y tendencias. Miles de besitos.