BOTAS ALTAS Y PANTALÓN MIDI

Esta temporada las botas calcetín han sido la más vistas en todas partes, sobre todo las que llegan por encima de la rodilla. Y yo, como buena pecadora y amante de los zapatos, jajajaja, no he podido resistirme a esta moda y me he comprado éstas en granate taaaannn cómodas. Son de Zara y me las he puesto un montón con todas las faldas y pantalones midis que tengo en el armario. Si eres de las que adoran esta largura, para el invierno este tipo de bota es de lo más socorrido.

 

El color granate es de lo más fácil de combinar. Como ves, va genial con marrones, azul marino e incluso mezclado con otros rojos. Para mí es uno de los colores básicos que siempre hay que tener en el armario. Y bueno… mi otra nueva adquisición es este bolso de peluche tan cuqui y suave de Parfois que me tiene enamorada 🙂

Este look es el que elegí para visitar Valladolid en navidad. Hacía muchísimo tiempo que no íbamos y aprovechamos los días festivos para hacernos una escapadita a esta ciudad tan histórica, llena de rincones fantásticos y donde pudimos degustar unos platos y tapas exquisitos.

 

Eso sí, el día salió fresquito, a pesar del sol, así que me puse multicapas: jersey fino de rayas, chaqueta azul marino, chaqueta roja y abrigo rojo. Vamos, que cada vez que entraba en un sitio necesitaba un rato para vestirme, jajajajaja. Pero es que no puedo evitarlo, me encanta superponer prendas de diferentes larguras y tonos. Es una manera muy divertida de aportar color y texturas a un estilismo, ¿no te parece?

 

Esta chaqueta roja es de mis compras favoritas de esta temporada ya que es muy muy suave y calentita, además la largura es genial para combinarla con todo tipo de prendas. Y  tiene un color rojo fresa precioso. No puedo evitarlo… ¡adoro el rojo! Y es que con marrones me parece que queda de maravilla, y sino mira AQUÍ.

 

Yo soy muy fan de las chaquetas, sobre todo las largas, y ya ves que tan sólo cambiando el color puedes darle un aire diferente a un outfit. Si eres más atrevida en rojo o para ir más discreta con azul marino. ¿Con cuál te quedas tú?

El jersey de rayas fino ya me lo has visto AQUÍ combinado con granate y rosa. Para ese día lo que hice fue usar los otros colores que tiene: marrón del pantalón y azul de la chaqueta, además del granate de las botas. Es una manera muy fácil de saber cómo conjuntar prendas con estampado: coge uno o dos de los colores que tiene para llevarlos en el resto de las prendas, así nunca fallas.

Este tipo de jerséis cortitos o crop me gustan mucho, pero la verdad es que me los pongo poco en invierno ya que me dan un poco de frío si me entra aire por la cintura, jajajaja, será la edad… jajajaja. Lo que hago es combinarlos siempre con prendas de talle alto, como esta falda pantalón que me la has visto con distintos estilos AQUÍ y AQUÍ.

Y sin parar fuimos por toda la ciudad con mi maravilloso look, hasta llegar al Museo Nacional de Escultura, ubicado en el antiguo Colegio de San Gregorio, y que alberga una colección espectacular de esculturas, retablos, coros y techos dignos de ver. Además el edificio también vale la pena visitarlo, así como la integración que han hecho. Una maravilla. Salimos encantadísimos.

 

Espero que te haya gustado mi estilismo para un día de turismo, aunque puedes llevarlo tanto para ir a trabajar como para salir a cenar o de compritas. Anímate con las botas altas, son muy cómodas y prácticas para cualquier outfit. Pasa una fantástica semana y nos vemos en redes sociales y en el próximo post. Besitosssss

Anuncios

GRIS Y CEREZA PARA TODOS LOS DÍAS

¿Qué tal ha ido tu semana después de las fiestas navideñas? La verdad es que cuesta volver a la rutina, sobre todo si has estado sin parar, como he hecho yo… aprovechamos cualquier festivo para movernos, jajajaja. Y una de las escapadas que hicimos el mes pasado fue a las Salinas de Añana, muy cerca de Vitoria. Muy muy recomendable, sobre todo si tienes niños.

La pena es que en la visita nos hizo muchísima niebla y frío -no superamos los -1ºC- pero no hay problema, nada mejor que guantes, bufanda y un buen abrigo calentito, como éste en rojo cereza que ya me has visto varias veces AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ, para afrontar las bajas temperaturas 🙂

  

Durante la visita, de más de 1 hora, te explican a las mil maravillas cómo se construyeron estas antiquísimas salinas, los diferentes tipos de terrazas que hay según la época, de dónde sale el agua salina y cómo la distribuyen… y todo recorriendo una de las zonas rehabilitadas que hay donde, en la época de primavera-verano, se explota para la comercialización de sal.

 

El lugar es precioso, volveremos cuando haga menos frío, jajaja. Menos mal que me puse mis botas de charol Dr. Martens -que me has visto AQUÍ– ya que son ideales para andar sobre estas superficies sin resbalones. Me encanta el toque que le dan a cualquier look y siempre estarán de moda así que, si te gustan, atrévete y aprovecha las rebajas para hacerte con unas, que seguro que les sacas mucho partido.

 

A mí me gusta ponérmelas con calcetines divertidos, como éstos de puntos, que contrastan con los cuadros Príncipe de Gales del pantalón (uno de los estampados de moda de esta temporada, como bien sabes, y que me encantan como has podido ver AQUÍ y AQUÍ, así como en redes sociales).

Este tipo de corte de pantalón -ancho arriba y ajustado abajo, con o sin goma en la cintura- es muy práctico para el día a día, tanto con botas como con zapatillas, pero también para salir, ya que con unos zapatos de tacón o botines queda genial. Ya ves que también jugando con el tipo de prenda superior le puedes dar un aire nuevo; incluso con el jersey dentro o fuera del pantalón cambias el estilo del outfit, ¿no te parece?

 

Otra de las prendas que se han visto mucho esta temporada son los jerséis con perlitas, como éste de Zara, tan mono y que me he puesto un montón porque es como de forrito polar y da un calorcito… Y el color es una maravilla, además de favorecedor. No tengas miedo a incorporar prendas de color en invierno, porque pueden alegrar cualquier estilismo, por muy aburrido que sea.

  

Aprovechamos el día para hacer una visita a los pueblos de alrededor a pesar del frío. Tanto el peludo como nosotros disfrutamos mucho de la nieve y del sol que salía de vez en cuando.

Espero que te haya gustado el look elegido para esta visita a las salinas y el pueblo de Añana. Pasa una fantástica semana y nos vemos en el siguiente post. Un besazo enorme.

UN VESTIDO TRANSFORMADO EN CAMISA

Este último puente lo pasamos por el norte de España y uno de los días estuvimos en Santander disfrutando de esta maravillosa ciudad y del espectacular Centro Botín. Y para un edificio tan moderno hace falta un look a la altura, pero sin perder la comodidad 🙂

 

Lo teníamos pendiente de visitar desde hace meses y la verdad es que no decepciona, eso sí, las entradas mejor cogerlas con antelación, sobre todo si la quieres guiada. El edificio es impresionante tanto por dentro como por fuera y está muy acorde con las exposiciones que hay. Te lo recomiendo, sobre todo si te gustan el arte y la arquitectura.

 

Y, como no puede ser de otra manera, elegí un estilismo con toques muy divertidos, pero a la vez la mar de ponible, con una mezcla que vas a ver mucho esta temporada: el negro y azul, junto con el rojo, otro de los colores estrella de este otoño-invierno. Aunque he de decir que son prendas de otros años, seguro que tú tienes ya las tuyas.

 

La falda es de Kling, una de las marcas españolas que más me gusta desde hace años. Lo que diseñan se caracteriza por tener un colorido y unos estampados muy divertidos y hacen prendas de muy buena calidad a un precio muy asequible. Siempre que voy a Madrid me acerco a su tienda de Fuencarral y encuentro monadas como esta falda, de corte sencillo pero que sientan muy bien porque no ajusta. Un básico que no puede faltar en tu armario. Además ¡tiene bolsillos! jajajajaja

Otra prenda que siempre tengo en mi armario es una chaqueta larga negra, indispensable para combatir el frío, y que me parece muy práctica porque también puedes usarla a modo de abrigo en entretiempo. Tengo en mostaza, como me has visto AQUÍ y AQUÍ y en azul marino que llevé AQUÍ y AQUÍ.

 

Como me gusta mucho hacer mezclas originales y hay que sacarle partido al armario, nada mejor que transformar un vestido en una camisa. Seguro que tienes un montón de blusones, camisas largas o vestidos camiseros con los que hacer conjuntos así de chulos. Además de ser una forma muy práctica de combinar esas minis tan cortas que no te atreves a llevarlas a la oficina. Sobre todo me gusta que se vea parte del blusón por debajo de la falda. Este vestido me lo has visto AQUÍ con botas altas.

 

Para que el outfit no sea tan serio me puse estos botines negros, de Camper, que parecen botas de monte y le dan un punto diferente el tacón de madera. Además de bonitas, son muy cómodas porque tienen suela de goma gordita, lo que ayuda a amortiguar la pisada y te aíslan del frío.

 

Espero que te haya gustado este estilismo tan cómodo para tu día a día, sobre todo si se va a alargar la jornada. Optimiza tu armario mezclando prendas, para conseguir looks como éste, y arriésgate conjuntando colores como el negro y el azul.

Pasa unos fantásticos días de Navidad, Feliz Año Nuevo y nos vemos a la vuelta de las vacaciones con mucha más moda y trucos. ¡FELICES FIESTAS!