COLORES DE OTOÑO

El verano está llegando a su fin… -oh, qué penita :(- pero el lado bueno es que ya empiezo a recibir nuevas prendas de las colecciones de otoño-invierno. Y estas que acaban de llegar, en tonos marrones, azules y grises, me tienen loca. Además es de unas diseñadoras madrileñas, que fabrican en Portugal y Marruecos con una calidad excepcional. Así que aprovechamos el otro día, en la exposición ARTE EN LA TIERRA que se hace en Santa Lucía de Ocón, para hacer una pequeña sesión de fotos.

Ya sabes que soy muy práctica a la hora de elegir la ropa, y en la tienda no puede ser de otra manera, así que lo que he traído considera que es muy versátil y que vas a poder ponértelo prácticamente todo el año. Como este conjunto de falda de algodón, con algo de elastano, y camiseta-sudadera de algodón con estampado de arlequín. ¡No me digas que no es chulísimo!

 

Este tipo de sudaderas, con estampados diferentes y colorido, me encanta para el día a día, porque te dan mucha luz a cualquier estilismo y tiene un corte muy chulo, con la goma por delante y algo más largo por detrás, para las que prefieren llevar el culete tapado 😉

 

Y, si eres más de pantalones, con estos en tono gris marengo, de viscosita con elastano, súpersuaves y cómodos, vas a ir genial. Además, también hay a juego una camiseta con algo de vuelo -ideal si tienes tripita y quieres disimularla- pero que ni se pega mucho ni abulta, ya que tiene una caída espectacular. A mí me gusta llevarla un poco por dentro, para marcar cinturita, pero de cualquiera de las dos maneras puedes ir fenomenal a todas partes.

 

Otra manera de combinar la camiseta es con la falda marrón del nudo que me has visto al principio, ya que la camiseta luce un ribete marrón del mismo color. Esta vez sí que es recomendable llevarla por dentro, ya que sino te va a hacer un bulto raro con el relieve que tiene la falda.

 

Para conjuntar todas estas partes de arriba he traído pantalones del mismo color de la falda -marrón- y en turquesa, como los que llevo, de algodón con elastano y con unos volantitos monísimos en la parte del tobillo que quedan ideal. Tanto de un color como del otro me parecen un básico para este otoño, ya que puedes combinarlos con casi cualquier prenda que tengas de otras temporadas.

 

Y, siguiendo con los tonos otoñales, nada mejor que un jersey fino en bronce con algo de brilli-brilli para animar los conjuntos. Me encanta el toque del lazo y que es un poco ajustado en la parte de los hombros y holgado en la cintura, además de no demasiado largo. Esto resulta muy práctico porque puedes llevarlo por fuera o metido dentro, como he hecho yo con esta falda de florecitas -otra de las tendencias de este próximo otoño-invierno-, de tela fina y que prácticamente te la puedes poner todo el año.

 

Muchas más cositas vas a poder ver en la tienda, pero no quiero desvelar todo tan pronto, jajajaja, así que tendrás que estar atenta en redes sociales o pasarte por nuestro espacio de moda. Espero que te haya gustado esta pequeña selección que he hecho y nos vemos en el próximo post, en redes, en la tienda y en el festival MUWI que se celebrará en Logroño del 23 al 26 de agosto. Miles de besitos y feliz semana.

 

Anuncios

ESCAPADA A ÁMSTERDAM II: de paseo con MaryLuis

El mes pasado nos fuimos a Ámsterdam y para disfrutar del segundo día me puse en blanco y negro con una maravillosa camiseta unisex de MaryLuis -diseñadora que estuvo en la POP UP de junio (ver AQUÍ)- y una falda tubo negra muy cómoda y que le da el punto femenino al estilismo. Y, cómo no, zapatillas y un bolso trotero para ir a tope todo el día.

 

Comenzamos la jornada yendo al Rijsmuseum, donde hay arte de todo tipo desde el s. XI al XX. Muy chulas e interesantes las exposiciones y genial el edificio, que además lo atraviesa uno de los carriles bici que hay en la ciudad -qué envidia me dan el que usen tanto la bici y además tengan preferencia-. Y en una de las salidas puedes ver las míticas letras de “I amsterdam” para sacarte la foto delante o, mucho mejor, hacerte un selfi desde donde lo indican. Mira que son organizados y prácticos, jajajaja.

 

Al lado del museo hay un enorme parque donde puedes aprovechar para comer comida de los chiringuitos de la zona o del supermercado que hay. Nosotros comimos unas hamburguesas brutales en uno de los puestos y, como hacía calor, me puse un body, también de MaryLuis, que me llevé en el bolso “porsiacaso” y que me vino muy bien.

Desde ahí, paseando, paseando, llegamos hasta el Vondelpark, donde hay conciertos gratuitos los fines de semana y merece la pena pasear, echarse a descansar en el césped o tomar algo en sus quioscos.

 

Las camisetas son un básico que no pueden faltar en tu armario, pero si ya las compartes con tu chico, pues mejor que mejor. Y estas series son geniales, así que a media mañana, ¡nos las intercambiamos! jajajajaja. Estoy encantada con estas prendas, que puedes comprar en su web y el próximo mes de agosto en el market que hay dentro del festival MUWI en Logroño.

Por la tarde nos fuimos hasta el barrio de Nine Streets, una serie de calles monísimas llenas de tiendas ideales, la pena es que cierran a las 6 de la tarde, así que hay que ir tempranito. Como somos un poco desastre no pudimos ver mucho, así que nos fuimos hasta el muelle, para ver la zona nueva. Cada poco tiempo hay un ferry y puedes pasar hasta el otro lado.

 

Es una pasada la cantidad de bicicletas que hay en todas partes, así que los aparcamientos son en proporción… metros y metros de zona para aparcar, además de las que están atadas en cualquier lado. Impresionante.

Espero que te haya gustado me segundo día en esta maravillosa ciudad con un look en blanco y negro tan chulo. Nos vemos en redes, en la tienda y aquí en el próximo post. Feliz semana, amores, y felices vacaciones para las que podáis disfrutarlas. 😉

 

 

ESCAPADA A ÁMSTERDAM I: lentejuelas para el día, ¿por qué no?

El pasado mes de junio, aprovechando las fiestas locales, nos fuimos de escapadita a Ámsterdam. Y la verdad es que tuvimos la suerte de que nos hiciera un tiempo extraordinario para poder pasear y lucir mis modelitos, jejeejeje. Para el primer día me llevé este maravilloso vestido en crudo con brilli-brilli, de aire sport pero muy versátil ya que puedes usarlo tanto para un evento -con un zapato y bolso impresionantes- como para tu día a día -con zapatos planos o zapatillas-. Y, para abrigarme un poco, nada mejor que mi fabulosa chaqueta roja de punto (me la has visto AQUÍ).

Hay que decir que la chaqueta me la puse poco, porque hizo calor, menos mal que me llevé la supermochila donde cabe de todo y que además le da el toque de color al outfit. Me la he llevado a varios viajes (ver AQUÍ y AQUÍ) y para esta temporada ya estoy echándole el ojo a otra que tenemos en la tienda para ir cambiando de color. Las mochilas que pesen poco y con mucha capacidad son un complemento imprescindible si, como yo, llevas mil cosas en los viajes y no quieres destrozarte la espalda. 🙂

El primer día, como hacemos siempre, cogimos una visita guiada para hacernos un poco idea de lo importante y de la historia en general de la ciudad. Al terminar, aprovechando el solete, compramos comida para llevar de los numerosos restaurantes de la zona y nos fuimos a la plaza Rembrandt, muy chula, y desde donde dimos un paseo por las múltiples calles, repletas de tiendas, gente, coffeeshop y restaurantes.

Lo ideal de esta ciudad es que está todo relativamente cerca, por lo que es mejor dejarse perder por sus calles, pasear por los canales, tomar algo en un café o un zumo natural, recién hecho, en uno de sus múltiples mercados. Y hacerse muchas pero que muchas fotos, porque cualquier rincón es monísimo, con sus flores, las bicicletas, los canales y sus peculiares casas altas y estrechas.

Nosotros somos de visitar las ciudades con calma y sentarnos a ver el ritmo de la ciudad, así que en Ámsterdam elegimos descansar al borde del canal y no veas lo divertido que es… ¡menudo trajín de barcos repletos de gente! Los había de fiesta de cumpleaños, despedidas de soltero o simplemente paseando con unas cervezas y picoteo. Divertidísimo. 🙂

Menos mal que fui con zapatillas megacómodas (que me has visto AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ), porque no veas la de kilómetros que hicimos ese día. Nos vinimos arriba andando, porque “total, está aquí al lado” y claro… muertita acabé, jajajajaja. Pero vale la pena, y, para completar la jornada, y ya de vuelta al hotel, nos pasamos por el barrio rojo, muy típico y muy recomendable para ver. En nuestro caso, como era sábado y había un montón de gente, lo recorrimos rápido, pero es curioso. Otros imprescindibles para ver son el mercado de las flores, donde comprar bulbos de mil especies distintas o las múltiples tiendas de quesos -el paraíso para los más queseros-.

Y hasta aquí mi primer día en esta maravillosa ciudad holandesa, con un look de lo más cómodo y ponible. Porque las lentejuelas son también para el día, puedes tener éste y muchos más vestidos y conjuntos ideales en la tienda. Si quieres puedes ver en Facebook o Instagram los diferentes conjuntos y hacer tu pedido por mensaje directo o whatsapp. Nos vemos en la tienda y aquí en el próximo post. Feliz semana. Besitos.