CHANEL EN NUEVA YORK

Lejos quedaron las vacaciones en Nueva York, de las que sólo te adelanté mi primer día y que viste AQUÍ , hoy vuelvo a retomarla con mi segundo día en esta deslumbrante ciudad, paseando por una parte de la 5º Avenida con un look muy lady-sport.

El día salió soleado y muy agradable, a pesar de ser abril, así que aprovechamos para estar en la calle, por lo que me puse bien cómoda con mis zapatillas Gioseppo -que me tienen enamoradas- y un toque más lady con un conjunto en tonos pastel, donde el protagonista es este short de tela chanel de Zara. Y, como estaba muy despejado, aprovechamos para visitar uno de los miradores que hay en la ciudad.

 

Si tienes planeado subir de día a uno de los que hay, es muy importante que no haya bruma o niebla, para poder ver toda la extensión de la ciudad. Además los precios no es que sean muy económicos. Compra las entradas por la web si puedes ya que suele haber largas colas para subir y moverte, por lo que vas a estar unas cuantas horas ahí.

Nosotros elegimos el Top of the Rock, el mirador del Rockefeller Center, ya que es desde donde se ve mejor Central Park, además del Empire State Building. Eso sí, paciencia para hacerte una foto en la que no salgan cientos de personas a tu alrededor porque es casi imposible 🙂

Las vistas son espectaculares, así que mi amor se lo pasó de lo lindo fotografiando la ciudad y casi se olvida de sacarme fotos a mí, jajajaja. El resultado es espectacular, ¿no te parece?

La verdad es que nos pasamos casi un par de horas recorriendo el mirador y sus múltiples plantas. También hay zonas para estar, tomar algo, disfrutar de las vistas y descansar antes de emprender el regreso a “tierra firme”. Eso sí, hasta que no subes no te das cuenta de la cantidad de rascacielos que hay, y de los que están construyendo… es una pasada.

 

Hay una zona acristalada que para el viento -persistente a estas alturas- y en la que se está la mar de bien si hace solecito, como ese día. Así que acabé quitándome el jersey rosa para lucir estos pantalones cortos tan ideales y cómodos -ya que son un poco elásticos- con una mezcla de colores que van genial con esta camisa de Vila de hace unos años.

Este tipo de conjunto es ideal para esos días en los que sabes cuándo sales de casa, pero no cuándo vas a llegar ya que, como hoy, con zapatillas vas genial pero, con un zapato de tacón o más vestido, le das un aire más arreglado si tienes una reunión o has quedado para tomar algo. Es todo un look 24 horas.

 

Cuando salimos vimos desmontar la famosa pista de hielo del Rockefeller con su gran estatua dorada y, justo al lado, hay unos jardines que estaban decorados para Pascua con miles de plantas y flores, como este conejo. La verdad es que son unos artistas los americanos decorando los jardines… aunque a veces también un poco cursis, jejejeje.

 

Desde el mirador nos fuimos hasta la Catedral de Saint Patrick, que está justo enfrente y vale la pena visitar -la entrada es gratuita-. Como todo lo que hacen, es enorme. Además, al estar rodeada de rascacielos, el contraste es muy curioso.

 

Y, como no puede ser de otra manera, fuimos de tienditas, aunque sólo a ver, porque en esta zona hay cada tienda… eso sí, no puedes dejar de visitar  por dentro la de Tiffany´s, apenas ha cambiado desde la película de Desayuno con diamantes. Otra que no puedes dejar de ver es Victoria´s Secret, donde tienen expuestos los trajes que llevan sus famosos Ángeles en el desfile y es de lo más glamurosa. De aquí sí que puedes llevarte un recuerdo sin dejarte el sueldo, jajajaja.

 

En esta ciudad, una de las cadenas de moda que me gustó mucho fue la de Uniqlo -aunque no es americana está por todas partes y ahora también en Barcelona- donde me compré un genial vestido que ya te enseñaré.  🙂

De ahí nos fuimos a ver la biblioteca pública de Nueva York. Si te parece imponente por fuera, cuando entres vas a alucinar. La decoración, el mobiliario, sus dimensiones…. vamos, que te sientes en otra época.

 

Como se estaba a las mil maravillas en la calle, nos fuimos a buscar algo para poder almorzar en el parque de la biblioteca, lleno de sillas y mesas donde la gente disfruta de una rápida comida. ¿Y a dónde? Muy cerca de ahí está Central Station -que por cierto es igual que en las películas- donde hay un mercado chulísimo con una gran variedad de comida para llevar.

 

Menos mal que llevé ese día zapatillas, porque la 5º Avenida es muy muy larga y, si quieres ver todo acabas recorriéndola varias veces, como fue en nuestro caso, jajajaja.

Me gusta mucho mezclar varios estilos y darles un punto más sport a los looks con zapatillas, como este día, o usar sudaderas con tacones, como AQUÍ, o vestidos informales con blazer, como AQUÍ. ¿Te animas con esta tendencia?

 

Por la tarde, algo más descansados, nos fuimos hacia el Sur, pasando por Union Square, hasta ver el emblemático y original edificio Flatiron. Llamado así porque es de planta triangular y parece una plancha 🙂

Todo el barrio es ideal y hay rincones preciosos donde pararte a leer o tomar un café e infinidad de tiendas monísimas de decoración donde acabamos picando.

 

Y así finaliza nuestro segundo día en la Gran Manzana, con un look 24 horas en tonos pastel con unas cómodas zapatillas. Espero que te haya gustado el post de hoy, algo más turístico, pero con unas fotos geniales hechas por mi amor y fotógrafo. Lo puedes seguir a través de  su Instagram @orobres y ya verás qué maravilla.

Miles de besitos y  nos vemos en el próximo post.

Anuncios

AIRE MARINERO POR MARSELLA

La última de las paradas en nuestro viaje por el sur de Francia fue Marsella. Una cuidad portuaria, cosmopolita, llena de contrastes y mucho bullicio, muy diferente a cualquiera de las que habíamos visitados los días anteriores.

Uno de los primeros sitios que visitamos fue el puerto antiguo, donde hay amarradas cientos de embarcaciones de pesca o recreo.  Situado prácticamente en el centro del casco de la ciudad, es un precioso lugar por donde pasear y tomar algo, ya que hay gran número de restaurantes y mucho ambiente nocturno.

 

Y, para hacer honor a esta ciudad, elegí este conjunto con aires marineros en azul y blanco tan cómodo para un día de turismo. Chaqueta, que ya me has podido ver AQUÍ cuando visitamos Carcasona, y jersey, de Algo Bonito, del año pasado, que viene muy bien para estos días de entretiempo. Además las rayas marineras se llevan temporada tras temporada, por lo que es una apuesta perfecta.

De la chaqueta me encantan sus detalles en dorado y las cintas con pequeños flecos me parece que quitan la formalidad del estilo y así se puede utilizar tanto para ir de sport como más arreglada. También he querido sumar al look un pañuelo anudado al cuello -que tanto se lleva este año- y que luce mucho si llevas escote, aunque también queda genial con cuellos más cerrados. Prueba a llevar uno esta temporada. El que me ves me lo compré en el MoMA de Nueva York. Me encantan las tiendas de los museos, encuentras maravillas muy originales.

 

Como sólo teníamos un día para ver todo, fuimos al Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo (MuCEM), donde hay varias exposiciones muy interesantes -y aptas para niños- en torno al mar. Si no eres muy de museos o tienes poco tiempo, al menos visítalo por fuera, ya que se une el Fuerte de San Juan con el edificio nuevo del museo, muy bien integrado y que está situado en un antiguo muelle. La unión es espectacular y hay maravillas arquitectónicas como este puente de cemento que levita sobre el foso.

Dentro del museo han reformado todo el fuerte, el faro y los jardines, para crear un circuito de visita, además hay cafeterías y zonas habilitadas con bancos y tumbonas donde puedes hacer un descanso, tomarte algo al sol o simplemente disfrutar de las vistas al Mediterráneo que hay desde sus murallas. No dejes de ver el edificio diseñado para el museo y su original celosía marina.

  

Todo Marsella es para pasear, por lo que te recomiendo que lleves zapato cómodo. Yo me decanté por estas manoletinas rojas, que ya me has visto varias veces AQUÍ y AQUÍ y que han sido todo un acierto este viaje. Además de darle un toque de color al estilismo, también son geniales para andar durante horas.

Por cierto, además de abrir tarde, el museo tiene dos accesos: uno en la parte superior, que va al fuerte, y otro desde el mar y entras en el museo. Desde cualquiera de las dos hay un buen circuito y tienes vistas de la catedral de Marsella, que tampoco te puedes perder.

 

La catedral de Santa María la Mayor no es muy antigua, es del s. XIX, pero merece la pena verla, tanto por su arquitectura como por la localización, ya que está en primera línea de mar. Por la noche está preciosa y muy bien iluminada, además el atardecer es fantástico y muy romántico desde ahí.

Y de museo a museo, jajajaja. Desde ahí nos fuimos hasta el hospicio de La Vieille Charité, que alberga el de arqueología mediterránea, donde aprovechamos para comer en la terraza y probar la cerveza de Marsella: La Cagole. Muy suavecita, muy rica, y, después de un día intenso, sienta de maravilla 🙂

 

La tarde la dedicamos a recorrer la parte antigua de la ciudad, llena de callejuelas maravillosas, con anticuarios y, cómo no, tiendas donde comprar jabón de Marsella, indispensable recuerdo de esta ciudad. Los de lavanda son los más típicos y, sobre todo yo los uso también como ambientador en los cajones. Dan un aroma a la ropa genial.

 

Del pantalón aún no te he contado lo cómodo y estiloso que es, jajajaja. Tenía muchas ganas de tener unos palazzo blancos y que no fuesen finos, para usarlos casi todo el año, y los encontré en las rebajas de verano de Zara. Este tipo de corte no es apto si tu cintura es ancha, pero es ideal si tienes los muslos algo gruesos, porque te va a disimular mucho. Si no eres muy alta, busca uno de talle alto ya que te va a estilizar algo más.

Y, para acabar de rematar el día, subimos hasta la basílica de Notre-Dame de la Garde, desde donde hay unas vistas maravillosas de la ciudad. Eso sí, mejor sube en autobús, porque la cuesta es muy pronunciada. Parten desde el puerto cada poco.

Espero que te haya gustado mi visita a Marsella con este look tan marinero. Miles de besitos y nos vemos en el próximo post. Por cierto, estas son las vistas del edificio del museo desde el puente que comunica con el fuerte. Impresionante, ¿no te parece? Besitos.

CON EL ESTAMPADO DE MODA EN NIMES

Seguimos por Francia y esta vez ha tocado visitar la ciudad de Nimes, toda una maravilla con su fantástico anfiteatro romano y su casco histórico repleto de rincones encantadores.

Ese mismo día, hicimos una parada previa en un pueblecito costero muy original llamado Aigues-Mortes. Llama la atención su trazado cuadradangular, flanqueado por una muralla y agua, vamos, toda una fortaleza. Es muy pequeño, por lo que se ve muy rápido, pero vale la pena ir, además hay unas salinas preciosas en los alrededores.

 

Como la mañana amaneció fresquita, me puse esta chaqueta amarilla, que ya me has podido ver otras veces AQUÍ y AQUÍ, muy práctica para estos días de entretiempo. Me parece que el amarillo le da un toque divertido al estampado de esta temporada: el Príncipe de Gales. Se lleva muchísimo para este otoño-invierno, y yo, como no puede ser de otra manera, me he sumado a esta tendencia con estos pantalones para hacer turismo.

 

Lo más conocido de Nimes es su anfiteatro, el Arena de Nimes, en el cual aún se celebran espectáculos de toda índole. Te recomiendo que hagas la visita con audioguía, así entenderás a las mil maravillas cómo era en la antigüedad clásica. Además hay unas vistas espectaculares de la ciudad. Eso sí, no vayas cuando aprieta el sol, porque hay pocas sombras y cuesta subir los elevados escalones, jejejejeje.

 

Menos mal que me llevé mis nuevas zapatillas doradas de la marca Superga. Creo que le dan un punto divertido a cualquier look, además de ser muy cómodas. Yo repito con esta marca año tras año. No pueden faltar en tu armario unas zapatillas en este color o en plateado para tus estilismos más informales. Me gusta cómo quedan con vestidos lenceros, pantalones de pinzas, cropped, palazzo o con éstos con el estampado tan formal. ¿Te animas a mezclar?

 

Por cierto, ¿sabes que la palabra denim viene de aquí? En esta ciudad se hacía tela de algodón muy resistente y barata, que se teñía de azul, y se usaba para hacer ropa, velas, tiendas de campaña o toldos y a la que se denominaba tela de Nîmes. De su pronunciación en francés deNim, pasó a lo que conocemos como tela denim. Si lo llego a saber antes hago honor a su nacimiento y me pongo unos vaqueros 🙂

 

Aparte del anfiteatro, Nimes tiene mucho patrimonio, como la Maison Carrée, un templo romano que me encantó, así como todo el centro histórico, con la catedral, las casas ilustres, parte de la muralla y plazas ideales. Aprovecha la visita para ir de compras y comer en uno de sus encantadores restaurantes al aire libre. Yo me pedí una ensalada de salmón que menos lechuga llevaba de todo, jajajajaja.

 

Ya sabes que siempre busco comodidad en mis estilismos, por eso, para viajes o días en los que voy a pasar horas sentada o andando me gustan los pantalones de estilo jogger, como éstos de Bershka del año pasado. Sientan muy bien si tienes algo de caderas y no quieres marcar culete 🙂

 

Otra de mis prendas estrella son los jerséis finitos, como éste amarillo. Tanto por encima de camisas, como me has visto AQUÍ, como solos, me resultan muy prácticos cuando quiero darle un toque sport, sin perder la elegancia. Si optas por uno liso, busca que tenga algún detalle original, como botones o apliques.

 

Espero que te haya gustado mi visita a estas dos localidades del sur de Francia tan ideales con este look tan cómodo. Y toma nota: mezcla prendas con estampados más clásicos con otras más coloristas y unas zapatillas y tendrás un conjunto para cualquier ocasión. Pasa una feliz semana y nos vemos en el próximo post. Besitos amores.