AIRE MARINERO POR MARSELLA

La última de las paradas en nuestro viaje por el sur de Francia fue Marsella. Una cuidad portuaria, cosmopolita, llena de contrastes y mucho bullicio, muy diferente a cualquiera de las que habíamos visitados los días anteriores.

Uno de los primeros sitios que visitamos fue el puerto antiguo, donde hay amarradas cientos de embarcaciones de pesca o recreo.  Situado prácticamente en el centro del casco de la ciudad, es un precioso lugar por donde pasear y tomar algo, ya que hay gran número de restaurantes y mucho ambiente nocturno.

 

Y, para hacer honor a esta ciudad, elegí este conjunto con aires marineros en azul y blanco tan cómodo para un día de turismo. Chaqueta, que ya me has podido ver AQUÍ cuando visitamos Carcasona, y jersey, de Algo Bonito, del año pasado, que viene muy bien para estos días de entretiempo. Además las rayas marineras se llevan temporada tras temporada, por lo que es una apuesta perfecta.

De la chaqueta me encantan sus detalles en dorado y las cintas con pequeños flecos me parece que quitan la formalidad del estilo y así se puede utilizar tanto para ir de sport como más arreglada. También he querido sumar al look un pañuelo anudado al cuello -que tanto se lleva este año- y que luce mucho si llevas escote, aunque también queda genial con cuellos más cerrados. Prueba a llevar uno esta temporada. El que me ves me lo compré en el MoMA de Nueva York. Me encantan las tiendas de los museos, encuentras maravillas muy originales.

 

Como sólo teníamos un día para ver todo, fuimos al Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo (MuCEM), donde hay varias exposiciones muy interesantes -y aptas para niños- en torno al mar. Si no eres muy de museos o tienes poco tiempo, al menos visítalo por fuera, ya que se une el Fuerte de San Juan con el edificio nuevo del museo, muy bien integrado y que está situado en un antiguo muelle. La unión es espectacular y hay maravillas arquitectónicas como este puente de cemento que levita sobre el foso.

Dentro del museo han reformado todo el fuerte, el faro y los jardines, para crear un circuito de visita, además hay cafeterías y zonas habilitadas con bancos y tumbonas donde puedes hacer un descanso, tomarte algo al sol o simplemente disfrutar de las vistas al Mediterráneo que hay desde sus murallas. No dejes de ver el edificio diseñado para el museo y su original celosía marina.

  

Todo Marsella es para pasear, por lo que te recomiendo que lleves zapato cómodo. Yo me decanté por estas manoletinas rojas, que ya me has visto varias veces AQUÍ y AQUÍ y que han sido todo un acierto este viaje. Además de darle un toque de color al estilismo, también son geniales para andar durante horas.

Por cierto, además de abrir tarde, el museo tiene dos accesos: uno en la parte superior, que va al fuerte, y otro desde el mar y entras en el museo. Desde cualquiera de las dos hay un buen circuito y tienes vistas de la catedral de Marsella, que tampoco te puedes perder.

 

La catedral de Santa María la Mayor no es muy antigua, es del s. XIX, pero merece la pena verla, tanto por su arquitectura como por la localización, ya que está en primera línea de mar. Por la noche está preciosa y muy bien iluminada, además el atardecer es fantástico y muy romántico desde ahí.

Y de museo a museo, jajajaja. Desde ahí nos fuimos hasta el hospicio de La Vieille Charité, que alberga el de arqueología mediterránea, donde aprovechamos para comer en la terraza y probar la cerveza de Marsella: La Cagole. Muy suavecita, muy rica, y, después de un día intenso, sienta de maravilla 🙂

 

La tarde la dedicamos a recorrer la parte antigua de la ciudad, llena de callejuelas maravillosas, con anticuarios y, cómo no, tiendas donde comprar jabón de Marsella, indispensable recuerdo de esta ciudad. Los de lavanda son los más típicos y, sobre todo yo los uso también como ambientador en los cajones. Dan un aroma a la ropa genial.

 

Del pantalón aún no te he contado lo cómodo y estiloso que es, jajajaja. Tenía muchas ganas de tener unos palazzo blancos y que no fuesen finos, para usarlos casi todo el año, y los encontré en las rebajas de verano de Zara. Este tipo de corte no es apto si tu cintura es ancha, pero es ideal si tienes los muslos algo gruesos, porque te va a disimular mucho. Si no eres muy alta, busca uno de talle alto ya que te va a estilizar algo más.

Y, para acabar de rematar el día, subimos hasta la basílica de Notre-Dame de la Garde, desde donde hay unas vistas maravillosas de la ciudad. Eso sí, mejor sube en autobús, porque la cuesta es muy pronunciada. Parten desde el puerto cada poco.

Espero que te haya gustado mi visita a Marsella con este look tan marinero. Miles de besitos y nos vemos en el próximo post. Por cierto, estas son las vistas del edificio del museo desde el puente que comunica con el fuerte. Impresionante, ¿no te parece? Besitos.

Anuncios

12 comentarios en “AIRE MARINERO POR MARSELLA

  1. Pingback: VESTIDO LARGO TODO EL AÑO | Summertime

  2. Pingback: UN VESTIDO TRANSFORMADO EN CAMISA | Summertime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.